COMUNIÓN Y AYUDA EN LA VICARÍA

Fuera del sevicaria.jpgrvicio que ha de realizar el vicario foráneo, la misma vicaría foránea tiene una misión importante en el servicio a los presbíteros. La Vicaría foránea, o Arciprestazgo, es para los presbíteros un equipo de trabajo pastoral, que requiere una organizada comunión y cooperación pastoral. Además, es un espacio especialmente favorable para la ayuda fraterna entre los presbíteros. En ella, los presbíteros pueden llegar a tener una verdadera comunidad de vida y de ayuda, en donde se ayuden de manera integral en el campo humano, espiritual e intelectual y pastoral. En ella comparten formación permanente, comunión fraterna y servicios para el bienestar integral, con lo cual favorecen su vida y ministerio. Vale la pena lograrlo. ¿Verdad? Desde luego, realizando todo en armonía tanto con la pastoral presbiteral diocesana, como adecuándose a los intereses y necesidades de la pastoral y de los presbíteros.  Así, con la comunión y ayuda vividas en la vicaría, mejoraremos nuestra vida y nuestro ministerio en las comunidades que tenemos encomendadas. Ayudemos a fortalecer la comunión y ayuda fraterna en nuestra propia vicaría.

Julio