ch281Hace un mes, en Guadalajara (Mex), los delegados de doce naciones de nuestro Continente hicieron notar que hay un despertar de los sacerdotes y de las diócesis para fortalecer la pastoral presbiteral. Lo mismo se escucha en Colombia de parte de los sacerdotes que han participado en varios talleres de pastoral presbiteral. Hay necesidad de más y mejores servicios a los sacerdotes. Hay sed de dar pasos para ello. Y hay iniciativas diversas para conseguirlo.

En Colombia, la Conferencia Episcopal está desarrollando un programa quinquenal para ayudar a fortalecer la pastoral presbiteral en las diócesis. En estos dos años está realizando talleres regionales para dar formación básica a los servidores diocesanos de esta pastoral. En programación, hay varios de esos talleres solicitados. Además, varias diócesis están haciendo esos talleres con todo el presbiterio. Después habrá un fortalecimiento de las comisiones diocesanas y de los planes diocesanos de pastoral presbiteral y, posteriormente, un gran intercambio de vivencias y experiencias entre todos los sacerdotes.

En América Latina se están empezando a dar pasos similares con la elaboración de itinerarios para la conversión pastoral de los obispos, de los presbíteros y de los diáconos; con la integración entre los procesos formativos del seminario y los de la pastoral presbiteral y con otras iniciativas para la formación de servidores del clero, dentro de lo cual sigue siendo muy importante el diplomado de pastoral presbiteral. Es un dinamismo en este campo, que seguramente recoge frutos de lo que muchos de Uds. han sembrado.

¿Cuáles pasos está dando su pastoral presbiteral diocesana? ¿Cómo están aprovechando estos apoyos que se están ofreciendo por parte del CELAM, de las Conferencias Episcopales y de otras Instituciones?

Unámonos y ayudémonos en estos pasos que ayudarán a que los sacerdotes seamos mejor servidos y acompañados a ser buenos pastores y pastores santos.

Julio