Jesus Resucitado abrazandoDe eso podemos dar testimonio: en todas las edades de nuestra vida, hemos tenido la compañia y la ayuda de Dios, su amistad, su fortaleza, sus bendiciones. Por eso, en medio de todas las situaciones, y cada día, le damos gracias para unirnos más a Dios y nos abrirnos a recibir sus nuevos dones.

En las situaciones buenas, de triunfos y alegría, damos gracias a Dios por tantos detalles que nos muestran el gran amor que nos tiene. En las dificultades, también, damos gracias por los dones recibidos y para poner toda nuestra confianza en la fidelidad amorosa de Dios.

En las buenas y en las malas, nos salva el ir con humildad y gozo a encontrarnos con nuestro Amigo Jesús. Al respecto, el Papa Francisco nos hace una propuesta valiente y salvadora. Escuchémosla en el video anexo y pongámosla por obra.

VER PROPUESTA DEL PAPA:

Julio