Para Nuestro Ministerio

CON GRATITUD, ENTUSIASMO Y COMPROMISO

Jesus y jovenEs época de mayor trabajo, de algunos traslados y de final de año. Los finales de camino llevan a dos experiencias diferentes, pero complementarias: Una, de satisfacción por los pasos dados; la otra, una experiencia en la cual sentimos la interpelación a poner todo en orden y a valorar lo que nos hizo falta para llegar a la meta que debíamos haber logrado, lo cual nos exige humildad y discernimiento, para recomenzar el camino con nuevo entusiasmo.

A ello nos ayuda la elaboración de nuestro Proyecto personal de vida, en el que discernimos y escribimos: nuestros valores, nuestras necesidades, lo que Dios ahora quiere de nosotros y los resultados que nos proponemos alcanzar en el nuevo año (metas), con ayuda de Dios y con los demás recursos que tenemos. Precisamos, también, los pasos que vamos a dar para lograr cada una de esas metas. Que lo elaboremos en uno de los retiros espirituales mensuales o en los Retiros espirituales anuales (Cf. Directorio para el ministerio y vida de los presbíteros, 94).

VER Y DESCARGAR ESQUEMA PARA PROYECTO DE VIDA PERSONAL (pdf)

Aunque, algunas situaciones nos traigan desánimo, o la tentación de seguir adelante sin discernir, tenemos nuestro Buen Pastor que nos reconfirma en la llamada a seguirlo y en la misión de pastorear sus ovejas. Tenemos su amistad y su promesa de compañía y ayuda. Él reaviva nuestra caridad pastoral y nosotros reasumimos con gozo nuestro camino para ser buenos pastores y pastores santos. Dios nos ayudará a valorar con gratitud el camino recorrido, a reasumir con entusiasmo el presente de nuestra vida y a construir con esperanza y compromiso el nuevo año, para tener mayores y mejores frutos.

Julio Botía