Para Nuestro Ministerio

EL ENCUENTRO CON JESÚS RESUCITADO

La alegría de la fe en medio de la Comunidad Pascual

 

Juan 20, 19-31

SEGUNDO DOMINGODE PASCUA O DE LA DIVINA MISERICORDIA

El pasaje del evangelio de este domingo, tomado de Juan, nos dice cómo se llega a esta alegría. Vamos a explorar éste y otros elementos de la experiencia pascual en un relato que es verdaderamente grandioso: la aparición de Jesús resucitado a su comunidad tanto el primero como el segundo domingo de Pascua…

Al final –habiendo quedado claro que la fe Pascual se suscita por la mediación de testimonio de aquellos que han hecho la experiencia- el evangelista resume la finalidad de la obra de Jesús y muestra cuál es el camino de acceso a la fe para todos aquellos que no lo vemos como lo vieron Tomás y sus compañeros (20,30-31).

Una nueva mediación que permanece –junto con la viva voz de la Iglesia- para seguir conduciendo en el camino fe pascual es el mismo texto del Evangelio. Lo que Jesús hizo ante sus discípulos, revelándoles su gloria, es la base de lo que se redacta en el Evangelio escrito: “El que lo vio lo atestigua y su testimonio es válido, y él sabe que dice la verdad, para que también vosotros creáis” (19,35). El evangelista es un testigo que hace de mediador en la experiencia que todos estamos llamados a hacer del Resucitado. Lo importante es que lleguemos a un creer preciso y personal, esto es, que “Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios” (20,31).

El “creer” nos une a Jesús y, por medio de Él –en la dinámica de la fidelidad a la Palabra-, entramos en comunión con Dios Padre. Esta es la vida eterna, como efectivamente dice: “Esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y al que tu has enviado, Jesucristo” (17,3).

Hacer el camino del “creer”, aprendiendo a leer con la ayuda de la Palabra los signos del Resucitado hoy, es decisivo para experimentar la fuerza renovadora de la Pascua: por esa vía tenemos el acceso a la “Vida” en plenitud.

VER TEXTO COMPLETO EN PDF