Para nuestra Formación

Materiales y otros recursos para la formación permanente del clero.

La bula Misericordiae Vultus, del Papa Francisco destaca los siguientes elementos para el Jubileo de la Misericordia:

Jesucristo es el rostro de la misericordia del Padre (n.1). Nosotros tenemos necesidad de esa misericordia (n. 2). Por ello, se convoca el Jubileo extraordinario de la misericordia, como tiempo propicio para que la Iglesia sea signo eficaz de la misericordia del Padre (n. 3) y para vivir cada día esa misericordia (n. 25).

El Jubileo se inaugura el 8 de diciembre del 2015, en la apertura de la Puerta Santa en Roma y, después, en las Iglesia particulares del mundo. Termina el 20 de noviembre del 2016, después de que hayamos hecho la peregrinación con pasos concretos de conversión (n. 3.4.5.6).

La misericordia es signo del amor y de la omnipotencia de Dios (n. 7,8). En la Sagrada Escritura, la misericordia es la palabra clave para indicar el actuar de Dios con nosotros (n. 9). Ella es la viga maestra que sostiene la Iglesia (n. 10.11).

La Iglesia tiene el deber de vivir y de anunciar la misericordia (n. 12). Vivir el año jubilar a la luz de la palabra del Señor: sed misericordiosos como el Padre (n. 13), lo cual es el lema del Año Santo (n. 14). La Iglesia ha de ir a buscar y llevar a toda la misericordia (n. 15) y concretar su servicio con la práctica de las obras de misericordia (n. 15).

Para este Jubileo se hacen diversas propuestas: para la Cuaresma del 2016(n. 17); las 24 horas para el Señor, como Jornada para la reconciliación sacramental; el envío de los misioneros de la misericordia (n. 18). Llevar la misericordia a todos (n. 19,23), con el ánimo de obtener la indulgencia (n. 22). Lo haremos con la compañía y ayuda de la Madre de la misericordia (n. 24).

Recopiló JDBA

Subcategorías

Materiales y otros recursos para la formación permanente del clero.