Nuestra Espiritualidad

Compartimos experiencias, reflexiones y recursos para vivir nuestra espiritualidad propia de Obispos, Presbíteros y Diáconos diocesanos

Aparecida, la V Conferencia del Episcopado Latinoamericano, hace una interesante  descripción (V Conferencia general del Episcopado latinoamericano y del Caribe, documento conclusivo, DA (2007). Bogotá, Celam, San Pablo, Paulinas) sobre la situación del clero y de la pastoral presbiteral:

Ha percibido la situación de los sacerdotes con sus luces:
“Nuestro pueblo tiene gran aprecio a los sacerdotes. Reconoce la santidad de muchos de ellos, como también su testimonio de vida, su trabajo misionero y la creatividad pastoral, particularmente de aquellos que están en lugares lejanos o en contextos de mayor dificultad. Muchas de nuestras Iglesias cuentan con una pastoral sacerdotal y con experiencias concretas de vida en común y de una más justa retribución del clero. En algunas Iglesias, se ha desarrollado el diaconado permanente” (DA 99, 3) … Crecen los esfuerzos de renovación pastoral en las parroquias, favoreciendo un encuentro con Cristo vivo, mediante diversos métodos de nueva evangelización, transformándose en comunidad de comunidades evangelizadas y misioneras” (DA 99, 5).
“Valoramos y agradecemos con gozo que la inmensa mayoría de los presbíteros vivan su ministerio con fidelidad y sean modelo para los demás, que saquen tiempo para su formación permanente, que cultiven una vida espiritual que estimula a los demás presbíteros, centrada en la escucha de la Palabra de Dios y en la celebración diaria de la Eucaristía...  Agradecemos también a aquellos que han sido enviados a otras Iglesias motivados por un auténtico sentido misionero” (DA 191).

También se reconocen sus sombras, entre las cuales se mencionan:
“El aumento del clero se aleja cada vez más del crecimiento poblacional en nuestra región” (DA 100, 1). El número del clero es insuficiente y su distribución es  inequitativa (DA 100, 5).
Falta espíritu misionero en miembros del clero, incluso en su formación (DA 100, 5).
Se percibe desaliento en sacerdotes frente al vasto trabajo pastoral (DA 185).
 Lamentamos, sea algunos intentos de volver a un cierto tipo de eclesiología y espiritualidad contrarias a la renovación del Concilio Vaticano II, sea algunas lecturas y aplicaciones reduccionistas de la renovación conciliar; lamentamos la ausencia de una auténtica obediencia y de ejercicio evangélico de la autoridad, las infidelidades a la doctrina, a la moral y a la comunión, nuestras débiles vivencias de la opción preferencial por los pobres, no pocas recaídas secularizantes en la vida consagrada influida por una antropología meramente sociológica y no evangélica… (DA 100,b).
Percibimos una evangelización con poco ardor y sin nuevos métodos y expresiones, un énfasis en el ritualismo sin el conveniente itinerario formativo, descuidando otras tareas pastorales.

Subcategorías