CON LOS PRESBÍTEROS CANSADOS - Clero Hoy 437

CLERO HOY
Noviembre 29 de 2020                          N° 437 
Las noticias eclesiales más importantes para el clero
y otras propuestas para nuestra vida y ministerio pastoral.

En CLERO HOY, 437

¡Hola Amigo!

CON LOS PRESBÍTEROS CANSADOS

Nuestra Familia de Pastores 

Interesante 

  • Testimonio sacerdotal, padre Luis Abrahán Sarmiento Moreno. 
  • Te invitamos participar en el Boletín Clero Hoy.     

Ayer, Hoy y Mañana

En la Iglesia Universal

En América Latina

Para nuestra pastoral

Para nuestra próxima homilía dominical

  • Mateo 5, 1-12: El perfil de una vida profética: Las Bienaventuranzas. “Bienaventurados los pobres en Espíritu, porque de ellos es el Reino de los Cielos”.
  • Para compartir con nuestra comunidad

Para estos días

  • APLAZAMIENTO DE DIPLOMADO 

Intención Misionera

  • Intención misionera de noviembre: Recemos para que el progreso de la robótica y de la inteligencia artificial esté siempre al servicio del ser humano.
¡Hola Amigo!

CON LOS PRESBÍTEROS CANSADOS

Hay hermanos sacerdotes que sienten cansancio y puede que tú mismo en alguna ocasión te hayas sentido cansado. Se siente desgaste, agotamiento emocional, fatiga, temor de no tener suficiente tiempo para realizar los proyectos fundamentales; tensionamiento por diversas situaciones y dificultades personales, comunitarias y ambientales; se busca no dejarse quitar tiempo de otras personas, pesar por no poder atender las relaciones familiares y sociales como se quisiera. Se manifiesta como cansancio físico, debilitamiento emocional, sensación de incapacidad, de poca eficacia, monotonía.
Por su parte, el Directorio describe otros aspectos de la situación: “Existen algunos factores, que pueden insinuar el desánimo en quien ejerce una actividad pastoral: el peligro de la rutina; el cansancio físico debido al gran trabajo al que, hoy especialmente, están sometidos los presbíteros a causa de su ministerio; el mismo cansancio psicológico causado, a menudo, por la lucha continua contra la incomprensión, los malentendidos, los prejuicios, el ir contra fuerzas organizadas y poderosas, que se mueven para acreditar públicamente la opinión según la cual hoy el sacerdote pertenece a una minoría culturalmente obsoleta (DMVP2, 101).
El cansancio en parte es fruto de la excesiva dispersión y activismo en las crecientes actividades pastorales que sufren los sacerdotes y de otras dificultades en el ministerio (Cf. PDV, 3).  En relación con el cansancio, el Papa Francisco describe la “acedia pastoral” de los sacerdotes, que “no es siempre el exceso de actividades, sino sobre todo las actividades mal vividas, sin las motivaciones adecuadas, sin una espiritualidad que impregne la acción y la haga deseable. De ahí que las tareas cansen más de lo razonable, y a veces enfermen. No se trata de un cansancio feliz, sino tenso, pesado, insatisfecho y, en definitiva, no aceptado.” (EG, 82).
El Papa Francisco señala otras causas de esta acedia y cansancio (EG, 82): algunos caen en ella por sostener proyectos irrealizables y no vivir con ganas lo que buenamente podrían hacer; otros, por no aceptar la costosa evolución de los procesos y querer que todo caiga del cielo; otros, por apegarse a algunos proyectos o a sueños de éxitos imaginados por su vanidad; otros, por perder el contacto real con el pueblo, en una despersonalización de la pastoral que lleva a prestar más atención a la organización que a las personas; Otros caen en la acedia por no saber esperar y querer dominar el ritmo de la vida. Otras causas son: la deficiente caridad pastoral en las motivaciones y en la acción; la sobrecarga de responsabilidades asumidas por uno mismo, o recibidas de los superiores, o de los demás; la forma de trabajar dispersa, o desordenada, o egocéntrica; el deficiente equilibrio entre la vida y el trabajo; la falta de descanso oportuno y adecuado.
 Tú y yo podemos ayudar a que esos presbíteros cansados tengan lo que necesitan: descanso físico y sicológico, adecuados a su situación personal; asesoría espiritual y sicológica, según las situaciones; fortalecer sus motivaciones para la vida y para el ministerio pastoral; ayuda para organizar las actividades por prioridades.
Para acompañar y ayudar a estos hermanos cansados, pueden ser útiles, sobre todo, los siguientes servicios: acompañarlos a discernir las causas externas e internas de la situación; ayudarlos a reconocer los propios límites físicos y sicológicos, acompañarlos y ayudarlos a realizar los tratamientos médicos y sicológicos que les recomienden; apoyarlos para resolver otras dificultades relacionadas con su cansancio; ayudarlos a descansar suficiente y adecuadamente.
La Iglesia nos recomienda, además, ofrecer estímulos para «continuar de modo sereno y fuerte su servicio a la Iglesia» y para ser signo elocuente de la primacía del ser sobre el obrar, de los contenidos sobre las técnicas, de la gracia sobre la eficacia exterior (Cf. DMVP2, 114; PDV, 77). Acompañarlos a acercarse a Dios para recibir su alivio, fortaleza y sabiduría (Mt 11, 28 – 30).
Ayudarles a reavivar y a fortalecer su caridad pastoral. Ayudarles a discernir la voluntad de Dios para que ellos hagan todo lo que Él quiere y solo lo que Él quiere. Motivarlos a hacer menos servicios, pero con mayor calidad y mejor fruto. Ayudarles a establecer prioridades pastorales, dejando parte del tiempo para el descanso y para la recuperación, y reduciendo las actividades, hasta cuando se logre recuperar las condiciones para un ministerio a tiempo pleno. Estimularlos a entregar las cargas que no les corresponden, o que no pueden cumplir. Ofrecerles elementos formativos para que sirvan con alegría, aún en medio del sacrificio y del sufrimiento y para que sepan vigilar y orar para no caer en tentación (Cf. Lc 22,46). Tener con ellos encuentros para compartir fraternalmente vivencias, experiencias, recreación y descanso. Ayudar a que participen en grupos de amistad y de ayuda sacerdotal. Ofrecerles el servicio de acompañamiento espiritual.
Compartamos con algunos de esos hermanos cansados y ayudémosles a dar pasos en su recuperación.

Julio
 

NUESTRA FAMILIA DE PASTORES

ORAMOS por los sacerdotes desanimados, Para que a ejemplo del Maestro, cuando oró en Getsemaní, reciban consuelo y ánimo para afrontar aquellas situaciones difíciles.

FELICITAMOS a:  Monseñor Elkin Fernando Álvarez Botero, nombrado por el Papa Francisco Obispo de la diócesis de Santa Rosa de Osos (Colombia), Mons. Gerardo Miguel Nieves Loja, nombrado por el Papa Francisco Obispo Coadjutor de Riobamba (Ecuador); Mons. Nicolás Renán Aguilera Arroyo, nombrado obispo de Potosí (Bolivia). Que Dios los colme de sabiduría en esta nueva misión encomendada por Él.   

FIGURA SACERDOTAL: 

SAN LUIGI GUANELLA
 

Nació en Fraciscio di Campodolcino, Italia, el 19 de diciembre de 1842. La vida de Luigi fue signada por la misericordia y un afán incontenible de asistir a los que nada poseen. A los 12, con madura determinación, comunicó a sus padres: “¡Quiero ser sacerdote!”. Se formó en el colegio Gallio de Como, y luego prosiguió estudios en el seminario diocesano. Fue ordenado en 1866. Afligido por la lejanía de la Iglesia que algunos mostraban, inició un camino de ayunos y mortificaciones que unía a su oración suplicando la conversión de todos, hasta que el rigor que se impuso comenzó a dañar su salud. En 1875 se trasladó a Turín con el fin de unirse a la labor apostólica de Don Bosco; consideraba que le serviría de gran ayuda para la misión que debía iniciar. Él le ofreció ir a América, pero, aunque le hubiera gustado aceptar la oferta, se dejó guiar por la impresión espiritual que le instaba a responder a los mensajes sobrenaturales que había recibido.
Siendo vicario parroquial en Traona, en 1880 creó un colegio para niños pobres. Incomprendido por personas de la diócesis, tuvo que cerrarlo con todo el dolor de su corazón.
Supo aguardar a que llegase lo que denominó: “la hora de la misericordia”, vislumbrada a sus 40 años. Llegó a Pianello del Lario en 1881, por indicación del obispo, para ocuparse de una casa que había dejado al morir el P. Carlo Coppini. Desde 1878 cinco mujeres con inclinación a la vida religiosa ayudaban al desparecido sacerdote a auxiliar a los huérfanos y ancianos que había recogido. Ellas fueron el germen de una de las fundaciones de Guanella: las Hijas de Santa María de la Providencia surgidas en 1886, y de la que nació la Congregación de Siervos de la Caridad. En 1890 Luigi ya albergaba a 200 enfermos y pobres de todas las edades y condiciones. Esta obra de caridad vio la luz en medio de los muchos recelos surgidos en su entorno. A los que padecían alguna discapacidad nunca los calificó como retrasados, ni consintió que otros lo hicieran. Eran sus “buenos niños”, sus “tesoros”. Cuando en 1896 los extremistas prendieron fuego a esta Casa de la Providencia, condujo a todos al templo. Mientras les consolaba, oraba así: “Señor, en tus designios has permitido que nuestra casa se quemase. Nos volveremos a alojar aquí en la tuya”. Sin perder tiempo, comenzaron a ponerla en pie.
Confiar en la providencia de Dios, esperar en Él, era su lema. Ante el asombro por los logros que obtenía, decía: “Dios es el que hace el trabajo”. Se ocupó de que hubiera una imagen de María dedicada a sus obreros, que denominó Nuestra Señora del Trabajo.
Las obras de beneficencia se multiplicaron dentro y fuera de Italia. No hay más que ver la expansión que se produjo en Roma con la ayuda de su amigo san Pío X. En el terremoto de 1905 realizó una admirable labor asistiendo a los damnificados. En la colina del Gianicolo abrió un centro para ancianos en 1907. Dos años más tarde erigió una iglesia dedicada a San José, además de otras obras de carácter educativo. San Luigi Guanella realizó un viaje apostólico al continente americano para visitar a los emigrantes, y al regreso siguió extendiendo su obra. Además, promovió la devoción a la Virgen de Lourdes e instituyó la Pía Unión del Tránsito de San José. En 1915 auxilió a los damnificados en el terremoto de Abruzzo. Esto mermó su ya delicada salud por sus muchos afanes y sufrimientos. En septiembre de ese año quedó paralítico. No se recuperó y el 24 de octubre falleció en Como. Pablo VI lo beatificó el 24 de octubre de 1964. Benedicto XVI lo canonizó el 23 de octubre de 2011. 

Interesante

TESTIMONIO SACERDOTAL, PADRE LUIS ABRAHÁN SARMIENTO MORENO.

Escribo estas líneas, en primer lugar, para agradecer a quienes hacen posible este boletín; y, en segundo lugar, para retomar el propósito del editorial: la soledad positiva y la soledad problemática. Salimos de Colombia a comienzos de 2018, con la intensión de dedicar la vida a la misión. Inicialmente nos destinaron a las montañas del Pirineo, luego al desierto de los Monegros y ahora las circunstancias nos han traído a la ciudad de Valencia en España. Los conocedores acuerdan que el lugar más difícil para la misión no es África ni Asia, sino Europa, y es posible que tengan toda la razón, en cuanto que muchos nativos, piensan que eso de la religión y de Dios fue asunto del pasado, de lo cual no queda más que un capítulo en la historia. "Para qué hablar de Dios, sino hace ninguna falta", "para qué hablar de Jesucristo, algo que ya conocemos, pero que ya superamos"... En los pueblos, al menos la gente saluda y eso permite que el "misionero" (léase migrante) se sienta persona, pero en la ciudad se hace un poco más difícil encontrar un saludo. Y ahora que las pocas sonrisas las cubre una mascarilla, el hielo humano se expande con más fiereza. Ante esta realidad tiene que brotar la soledad positiva. Inspirados en la doxología, hay que decir que la primera permanencia es en Dios y con Dios y lo poco que se pueda hacer por Dios hay que hacerlo bien. Si la única palestra que se encuentra en un día es la homilía se prepara con mucho esmero, pues los escasos oyentes solo reclaman brevedad. Verdaderamente uno o dos minutos de homilía requieren mayor tiempo de preparación que homilías de 10 o 15 minutos. La misión en Europa reclama mucha atención y es posible que la experiencia en estos países aporte nuevos conceptos y nuevas formas de comprender la misión en la Iglesia. La segunda permanencia es consigo mismo y en este sentido vienen a nuestro favor las dos herramientas que se le recomiendan a los niños: leer y escribir. La palabra escrita puede llegar a escenarios no imaginados y en momentos que pueden resultar muy edificantes. De ahí que hemos comprendido que escribir es una forma de ser misioneros. Con el escribir, solo se calza un pie, pero falta calzar el otro; el otro se calza con el difundir. Si un día lográsemos calzar los dos, podríamos caminar.  
 

PADRE LUIS ABRAHÁN SARMIENTO MORENO.
Diócesis de Garagoa, Boyacá – Colombia.
 

Agradecemos al padre Luis Abrahán por habernos compartido las anteriores líneas. Y rogamos al Señor de la Mies, recompense su entrega incondicional a la misión. Él a su momento, recompensará sus esfuerzos por dar a conocer el Evangelio.
De antemano los seguimos invitando a que nos envíen sus testimonios.


 
TE INVITAMOS PARTICIPAR EN EL BOLETÍN CLERO HOY

Desde el equipo editor del boletín Clero Hoy, te invitamos a que nos compartas, ya sea una experiencia personal de nueva evangelización (Iglesia en salida, Kerigma) o experiencia personal de servicio a tus hermanos sacerdotes. Así, colaboras con tu testimonio a motivar la vida y ministerio de los ministros ordenados y, además, a enriquecer el mutuo que hacer sacerdotal. Para ello, puedes remitirnos tu historia haciendo clic aquí y llenando los campos solicitados.
 

Ayer, hoy y mañana

En la Iglesia Universal

PAPA FRANCISCO: JESÚS NO ES UN DIOS LEJANO

(VATICAN NEWS, 28 de octubre de 2020) Queridos hermanos y hermanas: En nuestras catequesis sobre la oración, después de haber recorrido los testimonios del Antiguo Testamento, hoy fijamos nuestra atención en Jesús, que quiso comenzar su misión pública en el río Jordán, donde el pueblo reunido en espíritu de oración recibía de Juan un bautismo de penitencia. Y aunque Jesús no lo necesitaba, quiso ser bautizado en obediencia a la voluntad del Padre y en solidaridad con nuestra condición humana.
Jesús no es un Dios lejano, no tomó distancia del pueblo pecador y desobediente, sino que se unió a su oración, y se sumergió en las mismas aguas de purificación, no por sí mismo, sino por todos nosotros, pecadores. Ya desde el inicio de su misión, quiso ponerse a la cabeza del pueblo penitente, para abrirle camino e invitarlo a seguirlo. Esta es la novedad de la plenitud de los tiempos: el Hijo de Dios bajó del cielo por todos nosotros, hombres y mujeres, haciéndose nuestro hermano, y continúa elevando su oración filial al Padre junto con la humanidad y por toda la humanidad.
San Lucas evidencia el clima de oración en el que se dio el bautismo: mientras Jesús estaba en oración, se abrió el cielo y descendió el Espíritu Santo, y se oyó la voz del Padre, que proclamó la verdad sobre Él: «Tú eres mi Hijo, el amado, en ti me complazco». Por eso, en todos los momentos de la vida terrenal de Jesucristo, incluso en los más duros y amargos, Él no estaba sólo y sin refugio: Él vivía en el Padre, y su oración personal se transformará, en Pentecostés, en la oración de todos los bautizados.   VER TEXTO COMPLETO: 


ASÍ QUEDA COMPUESTO EL COLEGIO CARDENALICIO TRAS ANUNCIO DEL PRÓXIMO CONSISTORIO

(ACIPRENSA, 26 de octubre de 2020) El Papa Francisco anunció que el próximo 28 de noviembre se llevará a cabo en el Vaticano un consistorio para la creación de cardenales.
Después del próximo consistorio, el Colegio Cardenalicio estará compuesto por 232 purpurados, de los cuales 128 serán electores en un futuro cónclave, y 104 son mayores de 80 años.
Se trata del séptimo consistorio del actual Pontificado, uno al año desde 2014, en los cuales el Papa Francisco ha creado 101 cardenales, 79 con edad para votar en el momento del anuncio.
Tras la creación de los nuevos 13 cardenales, de los cuales 9 con derecho a voto, los purpurados de Latinoamérica electores serán 14 en lugar de 13 y de Norteamérica serán 16.
Además, los cardenales europeos con derecho a votar pasarán a ser de 50 a 54, de ellos 22 son italianos. Mientras que los purpurados electores de Asia serán 16 en lugar de 14 y los de África serán 17 en lugar de 16. VER TEXTO COMPLETO: 


CONOZCA DISPOSICIONES DE LA PENITENCIARÍA APOSTÓLICA PARA NOVIEMBRE

(CELAM, 23 de octubre de 2020) Las indulgencias plenarias para los fieles difuntos serán prorrogadas a todo el mes de noviembre. Así lo explica el decreto de la penitenciaría apostólica dirigida por el Cardenal Mauro Piacenza, sobre las medidas que se toman para responder a las actuales circunstancias de la pandemia del COVID-19 lo que implica adecuar las obras y condiciones para garantizar la seguridad de los fieles.
El documento explica que la decisión está fundamentada en las numerosas peticiones hechas por los pastores en las cuales solicitan que se conmuten las obras piadosas para obtener las indulgencias plenarias aplicables a las almas del purgatorio. Así la penitenciaría obedece al Papa Francisco, en su empeño para evitar aglomeraciones.  VER TEXTO COMPLETO: 


EL PAPA FRANCISCO REFLEXIONA SOBRE LA PANDEMIA EN SU LIBRO "SOÑEMOS JUNTOS" 

(RELIGIÓN DIGITAL, 23 de octubre de 2020) Plaza & Janés edita en castellano este nuevo libro del Papa Francisco, en el que destaca "la necesidad de aumentar drásticamente el liderazgo de las mujeres en la Iglesia y en toda la sociedad".
Denuncia "una economía global obsesionada con los beneficios e indiferente al daño causado a las personas y al medioambiente" y la actitud de "los políticos que fomentan el miedo de sus pueblos y lo usan para aumentar su poder". Revela cómo tres crisis de su propia vida supusieron para él un cambio a mejor. 
VER TEXTO COMPLETO: 


En América Latina

(CELAM, 24 de octubre de 2020) El Centro Bíblico Teológico Pastoral para América Latina y el Caribe (CEBITEPAL); se prepara para iniciar su diplomado virtual en espiritualidad y Evangelizadores con Espíritu. Ciclo formativo que se desarrollará del 3 al 27 de noviembre del presente año.
Este programa virtual que cuenta con el aval universitario de la Universidad Pontificia Bolivariana, busca ofrecer un espacio de formación y reflexión en torno a la exhortación Evangelii Gaudium que nos invita a ser evangelizadores con espíritu, con el fin de buscar herramientas para el crecimiento y renovación espiritual personal, como también, para animar instancias de renovación espiritual de los agentes evangelizadores en las Iglesias particulares. VER TEXTO COMPLETO: 

EL SÍNODO. LAS IGLESIAS LOCALES ANUNCIEN EL EVANGELIO CON CREATIVIDAD 

(VATICAN NEWS, 26 de octubre de 2020) El padre David Eduardo Solano Chaves, Delegado Episcopal de Pastoral Social-Cáritas Arquidiócesis de San José, Costa Rica; miembro del Equipo de Ecología Integral del SELACC y de la REMAM considera que a un año desde cuando se celebró el sínodo para Amazonía, se puede hablar no de frutos pero si de saldos positivos, se ha crecido en la necesidad de caminar, trabajar, pensar y sentir juntos, cuidar la casa común juntos, dijo.
Ha sido el caminar juntos lo que impulsó la creación de la red especial ecológica mesoamericana de Medio Ambiente, la Remam, esa creación, señaló el sacerdote, se produce justamente en octubre del año pasado e impulsa la necesidad existente, de crear una red regional a semejanza de la Repam Amazónica, para comenzar a trabajar en conjunto en los distintos países, el cuidado de la casa común. VER TEXTO COMPLETO: 


PADRE RUBÉN BARRÓN: PROFESOR INVITADO DEL CURSO ITINERARIOS FORMATIVOS PARA SEMINARIOS 

(CELAM, 27 de octubre de 2020) El Padre Rubén Barrón Porcayo, es el profesor invitado para orientar el curso virtual sobre Itinerarios formativos para seminarios de América Latina y el Caribe. Una propuesta académica prevista para todos los martes a partir del 3 de noviembre hasta el 1 de diciembre; por convocatoria de la Organización de Seminarios Latinoamericanos (OSLAM) y el Consejo Episcopal Latinoamericano.
¿Qué saberes debe desarrollar un aspirante al sacerdocio durante su etapa de formación? ¿Cómo debemos plantear los itinerarios específicos para los seminarios? Estas son algunas preguntas que nos planteamos al pensar en este ciclo formativo, partiendo de las realidades que nos muestra la vida en los seminarios de América Latina y el Caribe. Al respecto el Padre Rubén Barrón nos compartirá sus reflexiones como fruto de diversas experiencias pastoralesVER TEXTO COMPLETO: 
 

CELAM: VENEZUELA NECESITA SOLUCIONES CONCRETAS PARA AFRONTAR LA CRISIS 

(AGENCIA SIC,  26 de octubre de 2020) Ante la grave crisis que atraviesa el pueblo venezolano, el CELAM advierte en un comunicado la necesidad de una reflexión “profunda que permita buscar soluciones concretas a la crisis que vive el país”.
El pasado 15 de octubre, la Conferencia Episcopal Venezolana explicó en detalles la dramática situación de los venezolanos, en su exhortación pastoral titulada” “Sobre la dramática situación social, económica, moral y política que vive nuestro país”. Al respecto el CELAM pide una profunda reflexión que ayude a buscar soluciones inspiradas en el Evangelio y la Doctrina Social de la Iglesia, para lograr que los hombres y mujeres de Venezuela tengan una vida digna.
El pueblo venezolano está viviendo una situación de “angustia y carencias, agudizada aún más por la crisis que ha generado el Covid-19 que va dejando su estela de dolor, desesperación y muerte, se lee en el comunicado del Celam, generando en las personas y familias situaciones “angustiantes de inseguridad y precariedad”. VER TEXTO COMPLETO: 

Para nuestra Pastoral

PARA NUESTRA PRÓXIMA HOMILÍA DOMINICAL

Mateo 5, 1-12: El perfil de una vida profética: Las Bienaventuranzas. “Bienaventurados los pobres en Espíritu, porque de ellos es el Reino de los Cielos”.
 

El contexto
En sus viajes misioneros, Jesús se ha encontrado con la dura realidad de su pueblo, a todas las personas y en las diversas formas de su sufrimiento Él les ha hecho experimentar la Buena Nueva del Reino (Mateo 4,23-24). La multitud sanada no vuelve a casa inmediatamente sino que se deja educar por Jesús en la vida nueva que para ellos ha comenzado.
Esto es importante porque, como precisa el evangelista, los que se han visto sanados por Jesús ahora comienzan un camino de discipulado: “Y le siguió una gran muchedumbre”.  Notemos la relación entre la escena de “sanación” y el itinerario de formación que Jesús ahora les ofrece: la vida nueva no solamente se recibe como una gracia (indicada en la curación) sino que hay que “aprenderla”; hay que “darle cuerpo”, hay que darle estructura a la conversión; para ello es la instrucción de Jesús.

La felicidad del Reino

La declaración “Bienaventurados”
Nueve veces se repite la palabra “Bienaventurados”, pero las bienaventuranzas en realidad son ocho, ya que la novena es una ampliación de lo dicho en la octava.
La expresión describe el nuevo estado en el que se encuentra todo aquel que ha entrado en el ámbito del Reino de Dios: el estado de plenitud interna que comúnmente llamamos “felicidad”.
La bienaventuranza es la atmósfera de la vida del Reino, un Reino que ya está siendo experimentado: atención con la expresión “de ellos es el Reino” (5,3 y 10). Por eso, la repetición nueve veces del mismo término pareciera querer ayudar a una toma de conciencia: “Porque Usted sigue a Jesús, ya tiene todos los motivos para ser feliz; ¡Mire lo que Dios está haciendo en su vida!”. ¡Qué estaría viviendo la multitud aquel día, cuando Jesús le puso el espejo al frente y los invitó a reconocer su nuevo estado de vida!

Las actitudes o situaciones que paradójicamente abren las puertas para la felicidad del Reino
Las ocho bienaventuranzas van describiendo progresivamente el rostro de un discípulo de Jesús, y –si nos fijamos bien- notaremos que se trata del mismo rostro de Jesús.

a) La pobreza en Espíritu (5,3): indica la apertura total a Dios y a los hermanos. El “rico” en espíritu es el autosuficiente y orgulloso (ver Apocalipsis 3,17). El Reino se recibe cuando se reconoce la radical necesidad de Él (el evangelio da numerosos ejemplos de ello).
b) La mansedumbre (5,4): describe a la persona que ejerce el control de sí misma en sus emociones e impulsos (ver el Salmo 37), que no pretende dominar ni controlar a los otros; es la persona que sabe convivir.
c)  Las lágrimas (5,5): se refiere al estado de una persona en proceso de duelo por su propia desgracia o la de los otros; generalmente se vive en las rupturas de relación (la muerte, un pecado, etc.). De alguna manera se refiere a la pobreza porque hay un vacío que pide ser llenado.
d) El hambre y la sed de la justicia (5,6): “hambre y sed” son dos necesidades vitales del ser humano que no admiten dilación para la solución. Esta búsqueda compulsiva de lo esencial para vivir se traslada al terreno de las relaciones: recomponer las relaciones deterioradas, es decir, la “justicia”.
e) La misericordia (5,7): en el evangelio de Mateo el término “misericordia” está casi siempre asociado al de “perdón”.  Pero hay un punto de vista más amplio: donde quiera que alguien sufra allí hay que reconstruir –mediante una acogida efectiva- el tejido social deteriorado.
f) La pureza de corazón (5,8): no se refiere a una especie de inocencia (que pareciera congénita en algunas personas), sino, estado de limpieza interior en que se encuentra todo aquel que ha sido purificado por el sacrificio redentor de Jesús. En un corazón puro las motivaciones son distintas a las de los demás: no hay codicia, no se guarda rencor, se valora objetivamente, sólo se desea el bien a los demás.
g) El trabajo por la paz (5,9): de nuevo nos encontramos en el ámbito relacional, particularmente en ambiente conflictivo; en lugar de insistir en lo que puede desunir, por el contrario se aporta siempre a lo que puede mantener y hacer crecer las buenas relaciones: las propias y las de los demás.
h) La persecución por causa de la justicia (5,10-12): la identificación con Jesús y el compromiso profético con su Reino tiene su precio: lleva a compartir el destino doloroso del Maestro. La persecución viene de diversas formas, pero la más destacada es la difamación. Pero a pesar de toda la violencia que se le viene encima, el discípulo no responde con violencia; es verdad que es una víctima inocente, pero su actitud es otra, la de la resistencia de la alegría: no hay alegría mayor para un discípulo que el saber que se parece en todo a su Maestro Jesús.

Padre Fidel Oñoro, CJM
Centro Bíblico Pastoral para la América Latina (CEBIPAL) del CELAM
VER TEXTO COMPLETO:

PARA COMPARTIR CON NUESTRA COMUNIDAD

  • “Vestidos con vestiduras blancas y palmas en sus manos”. Este trozo del Apocalipsis que indica el estado de quienes han llegado a la presencia de Dios nos habla de dos realidades: la primera se refiere a la vestidura blanca. Implica que la vida es un camino de purificación y de conversión en el cual debemos avanzar. La segunda se refiere a las palmas en las manos de los bienaventurados. Se refiere a la victoria que alcanzaron sobre el maligno, por la fidelidad sostenida en las pruebas y tentaciones (Ap 7,2-4.9-14).
  • El cristiano es una persona que, en Cristo, se dirige hacia una plenitud de existencia que le es misteriosa y a la vez atrayente. Plenitud que ya ha sido alcanzada por Cristo en su resurrección gloriosa. Plenitud que tiene como contenido una vida que nunca termina, la visión de aquel que es nuestro principio y fin y el goce eterno de sus bienes (1Jn 3,1-3).
  • El camino que propone Cristo en las Bienaventuranzas se contrapone a lo que naturalmente buscan los hombres para alcanzar la felicidad. Esto, porque los hombres que no se han encontrado verdaderamente con Dios, solo buscan felicidades terrenas, satisfacciones egoístas, bienestar material, poder y dominio. Por el contrario, Cristo propone al hombre para ser feliz: ser su imitador, para participar de su destino (Mt 5,1-12a).
  • “Éste es el grupo que busca al Señor, que viene a tu presencia Dios de Jacob” (Salm 23,6). La eucaristía es precisamente la reunión de aquellos que buscan al Señor, para encontrar en él la verdad sobre su vida y destino; la reunión de aquellos que desean vivir siempre de cara a él, dejándose conducir y buscando agradarle.
  • Para profundizar con el Catecismo de la Iglesia: CEC 2044: la acción moral y el testimonio cristiano; CEC 876, 1550-1551: el sacerdocio es un servicio; la fragilidad humana de los jefes.

Para estos días

APLAZAMIENTO DE DIPLOMADO

Por las limitaciones que nos está imponiendo la pandemia, varios de los interesados nos han manifestado sus dificultades para participar ahora en el diplomado programado para el mes de noviembre. Por esa razón y por qué han sido pocos los que han confirmado su participación, hemos tomado la decisión de aplazar la realización de este diplomado para junio del 2021. Estaremos informándoles sobre los detalles organizativos de esta importante actividad. Agradecemos su interés en participar y les pedimos hacer sus inscripciones antes del 30 de mayo del 2021, para dicho diplomado. Sigamos unidos en la formación y en el servicio a nuestros triplemente hermanos del presbiterio diocesano. Que Dios los bendiga a cada paso.


INTENCIÓN MISIONERA

PARA VER EL VIDEO DE LA INTENCIÓN MISIONERA DEL MES DE NOVIEMBRE DE 2020, CLICK AQUÍ