LOS NUEVOS - Clero Hoy 430

CLERO HOY
Septiembre 11 de 2020                          N° 430  
Las noticias eclesiales más importantes del clero
y otras propuestas para nuestra vida y ministerio pastoral.

En CLERO HOY, 430

¡Hola Amigo!

LOS NUEVOS

Nuestra Familia de Pastores 

Ayer, Hoy y Mañana

En la Iglesia Universal

En América Latina

Para nuestra pastoral

Para nuestra próxima homilía dominical

  • Mateo 18,21-35: Nuestra conversión: Perdonar de corazón. “¿No debías tú también Compadecerte de tu compañero, como yo me compadecí de ti?”
  • Para compartir con nuestra comunidad

Para estos días

  • Atendiendo a nuestra invitación, nos escribe el padre Gilberto Gómez Botero, desde Medellín, Colombia. 

Interesante 

  • Evangelizar la cibercultura: los retos de la ciberteología.
  • Invitación a participar en nuestro boletín.     

Intención Misionera

  • Intención misionera de septiembre: Respeto de los recursos del planeta.
     
¡Hola Amigo!

LOS NUEVOS

Qué bueno se vive cuando todos nos apreciamos y nos entendemos bien en el presbiterio. Cuando entre jóvenes y mayores hay respeto, diálogo y colaboración. ¿Verdad?
Sobre todo, cuando se vive con los nuevos presbíteros, los presbíteros más jóvenes. Por encima de todo lo que veamos y de lo que se comente de ellos, en ellos hay valores grandes y la realidad de que son nuestros triplemente hermanos. Ello reclama una apertura y afecto de parte de todos. Una ayuda recíproca para superar las limitaciones de cada uno y para realizar mejor los valores que se tienen.
Eso es contrario a las discriminaciones y a las luchas generacionales. Terrible cuando los presbíteros jóvenes se unen para ir por su lado y los demás afrontan la discriminación. Terrible, también, cuando los mayores minusvaloran a los jóvenes. De su parte hay la necesidad y la expectativa de ser bien recibidos y de iniciarse bien en el ministerio. De parte de los mayores está la expectativa de encontrar en ellos una buena colaboración y amistad.

  • Agradezcamos a Dios estos hermanos jóvenes y comprometámonos a trabajar mejor en la pastoral vocacional para tener nuevos presbíteros. 
  • Apoyemos a los presbíteros más jóvenes en su fidelidad y renovación.
  • Ayudémosles a profundizar, integrar y complementar la formación inicial recibida en el Seminario.
  • Colaborémosles a desarrollar sus potencialidades y aptitudes ministeriales.
  • Ayudemos su inserción afectuosa y progresiva en el presbiterio diocesano para vivir la comunión y la ayuda fraterna con todos.
  • Apoyémoslos en la iniciación adecuada de su ministerio pastoral.
  • Ofrezcámosles comprensión y apoyo para superar las dificultades iniciales de su vida y ministerio; las situaciones de activismo, dispersión y otras rupturas.
Unidos como triplemente hermanos viviremos bendecidos por el Señor y con muchos frutos en nuestro ministerio.
Propongámonos compartir con uno de los nuevos presbíteros y animarlo en su vida y ministerio. Hagámoslo para bien de todos.

Julio
 

NUESTRA FAMILIA DE PASTORES

ORAMOS por  El Papa Francisco, para que fiel al Evangelio y bajo la guía del Espíritu Santo, sepa conducir a la Iglesia conforme a la voluntad de Dios. Así mismo, oremos por su salud e intenciones, de tal modo que, todos los fieles veamos en él, la imagen reflejada de Cristo en la tierra.
 

FIGURA SACERDOTAL: 

San JUAN CRISÓSTOMO

Nació en torno al año 349 en Antioquía de Siria (actualmente Antakya, en el sur de Turquía), desempeñó allí su ministerio presbiteral cerca de once años, hasta el año 397, nombrado obispo de Constantinopla, ejerció en la capital del Imperio el ministerio episcopal antes de los dos destierros, que se sucedieron a breve distancia uno del otro, entre los años 403 y 407. 
Huérfano de padre en tierna edad, vivió con su madre, Antusa, que le transmitió una exquisita sensibilidad humana y una profunda fe cristiana. Bautizado en el año 368 y formado en la vida eclesiástica por el obispo Melecio, fue por él instituido lector en el año 371. Este hecho marcó la entrada oficial de Crisóstomo en la carrera eclesiástica. Del año 367 al 372, frecuentó el Asceterio, una especie de seminario de Antioquía. Después se retiró durante cuatro años entre los eremitas del cercano monte Silpio.
Escribirá él mismo que, ante la alternativa de elegir entre las vicisitudes del gobierno de la Iglesia y la tranquilidad de la vida monástica, preferiría mil veces el servicio pastoral: precisamente a este servicio se sentía llamado san Juan Crisóstomo. Y aquí se realiza el giro decisivo de la historia de su vocación: pastor de almas a tiempo completo. La intimidad con la palabra de Dios, cultivada durante los años de la vida eremítica, había madurado en él la urgencia irresistible de predicar el Evangelio, de dar a los demás lo que él había recibido en los años de meditación. El ideal misionero lo impulsó así, a la solicitud pastoral.
Transmitió la doctrina tradicional y segura de la Iglesia en una época de controversias teológicas suscitadas sobre todo por el arrianismo, es decir, por la negación de la divinidad de Cristo.
Su teología es exquisitamente pastoral; en ella es constante la preocupación de la coherencia entre el pensamiento expresado por la palabra y la vivencia existencial.
Al fiel laico le dice: “También a ti el bautismo te hace rey, sacerdote y profeta”. De aquí brota el deber fundamental de la misión, porque cada uno en alguna medida es responsable de la salvación de los demás: “Éste es el principio de nuestra vida social…: no interesarnos sólo por nosotros mismos”. Aunque no podemos descifrar los detalles de la historia personal y colectiva, sabemos que el plan de Dios se inspira siempre en su amor. Así, a pesar de sus sufrimientos, san Juan Crisóstomo reafirmó el descubrimiento de que Dios nos ama a cada uno con un amor infinito y por eso quiere la salvación de todos. Por su parte, el santo obispo cooperó a esa salvación con generosidad, sin escatimar esfuerzos, durante toda su vida. De hecho, consideraba como fin último de su existencia la gloria de Dios que, ya moribundo, dejó como último testamento: “¡Gloria a Dios por todo!”.
Fue proclamado doctor de la Iglesia en 1568 por el Papa Pio V.
 

Ayer, hoy y mañana

En la Iglesia Universal

LA AUDIENCIA DEL PAPA FRANCISCO: RESPUESTA CRISTIANA ANTE EL COVID ES EL AMOR Y LA BÚSQUEDA DEL BIEN COMÚN 

(VATICAN NEWS 9 de septiembre de 2020) La crisis que estamos viviendo a causa de la pandemia nos afecta a todos. Para superar este momento difícil deberíamos buscar entre todos el bien común. Pero vemos que algunos, lamentablemente, lo que buscan es aprovecharse para obtener ventajas económicas o políticas. Otros intentan dividir y fomentar conflictos, y también hay personas que permanecen indiferentes ante el sufrimiento de los demás.
La respuesta cristiana a esta situación es el amor y la búsqueda del bien común. El amor verdadero cura, sana, nos hace libres, nos hace fecundos, es expansivo e inclusivo. Amar como Dios nos ama no es fácil, pero es un arte que podemos aprender y mejorar. Porque no se trata de amar sólo a quien me ama, a mi familia, a mis amigos; sino a todos, incluso a los que no me conocen, a los extranjeros, o a quienes me han hecho sufrir. El amor verdadero también se extiende a las relaciones sociales, culturales, económicas y políticas, así como a la relación con la naturaleza.
El coronavirus nos muestra que el bien para cada uno es un bien para todos, que la salud de cada persona es también un bien público. Por eso, una sociedad sana es la que se hace cargo de la salud de todos. Y a este virus —que no conoce fronteras ni hace distinciones sociales— es necesario que le respondamos con un amor generoso, sin límites, que no hace acepción de personas, que nos mueve a ser creativos y solidarios, y que hace surgir iniciativas concretas para el bien común.
VER TEXTO COMPLETO: 


PAPA FRANCISCO FIRMARÁ LA NUEVA ENCÍCLICA «HERMANOS TODOS» EL 3 DE OCTUBRE EN ASÍS  

(L’OSSERVATORE ROMANO 5 de septiembre de 2020) «En la tarde del sábado 3 de octubre de 2020 el Santo Padre Francisco irá a Asís para firmar la nueva Encíclica “Hermanos todos” sobre la fraternidad y la amistad social». Lo afirma en una declaración, publicada en la mañana del sábado 5 de septiembre, el director de la Sala de prensa de la Santa Sede, Matteo Bruni. «La Prefectura de la Casa Pontificia — prosigue la declaración — informa que a las 15.00 el Santo Padre llegará al Sacro Convento, donde celebrará la Santa Misa en la tumba de San Francisco, y al finalizar firmará la Encíclica. A causa de la situación sanitaria, es deseo del Santo Padre que la visita se desarrolle de forma privada, sin ninguna participación de los fieles. Apenas finalice la celebración, el Santo Padre regresará al Vaticano».
VER TEXTO COMPLETO: 


UNA CURACIÓN EN ARGENTINA PUEDE DAR VÍA LIBRE A LA BEATIFICACIÓN DE JUAN PABLO I 

(NUEVA VIDA DIGITAL 7 de septiembre de 2020) Para muchos, Juan Pablo I es conocido por su amplia sonrisa o por su brevísimo pontificado de 33 días. Sin embargo, pronto es posible que pueda estar en los altares. Según publica el diario argentino La Nación, la Congregación para las causas de los santos estaría investigando ya una curación inexplicable, atribuida a su intercesión, que salvó de la muerte a una niña en Buenos Aires. Hecho que abriría las puertas para su beatificación.
VER TEXTO COMPLETO: 

ARZOBISPO PIDE NO CONFUNDIR LA CREATIVIDAD PASTORAL CON EXTRAVAGANCIAS 

(DESDE LA Fe 3 de septiembre de 2020) El presidente del Consejo Pontificio para la Promoción de la Nueva Evangelización de la Santa Sede, Rino Fisichella, aseguró que, si bien la pandemia ha dado a los sacerdotes y obispos la oportunidad de ser creativos al evangelizar, es importante tener cuidado de no caer en extravagancias ni fantasías.
“No ha sido sólo la celebración de la Misa en streaming sino también las muchas formas de catequesis y coloquios”.
“Estamos llamados aún más en este período a poner en marcha una pastoral a la luz del encuentro como nos ha indicado varias veces el Papa Francisco. La Iglesia en salida es una Iglesia que encuentra. El encuentro es la capacidad de mirarse, de comunicarse, de escuchar, de acoger”.
VER TEXTO COMPLETO: 

En América Latina

REPAM. UN TIEMPO DE TRANSFORMACIÓN RADICAL DEL CORAZÓN Y DE LAS ESTRUCTURAS 

(VATICAN NEWS 7 de septiembre de 2020) Cercanos a la conmemoración del primer aniversario del Sínodo especial para la Amazonía, Mauricio López, secretario ejecutivo de la Red Eclesial PanAmazónica – REPAM, se refiere al impacto de la crisis COVID-19 en la Amazonía y la celebración del Jubileo de la Tierra establecido para el mes de septiembre por el Papa Francisco.
Ha pasado casi un año desde la realización de la Asamblea del Sínodo de la Amazonía y muchas cosas han cambiado. No sólo una pandemia que ha golpeado de manera feroz al territorio amazónico, sobre todo a los más vulnerables, a los pueblos originarios, a las comunidades periféricas donde de un total de 33 millones de habitantes, ya tenemos más de 1 millón de contagiados, y esto con cifras oficiales que sabemos que están claramente subregistradas. Hay más de 25.000 muertos también registrados en la Panamazonía y de los pueblos originarios. Se está llegando ya a cerca de 50.000 contagiados, pertenecientes a más de 200 pueblos distintos.
VER TEXTO COMPLETO: 


FUENTES DE MAYOR CONTAGIO DE CORONAVIRUS NO ESTÁN EN IGLESIAS, ASEGURA ARZOBISPO

(ACIPRENSA 7 de septiembre de 2020) El Arzobispo de Piura y Tumbes (Perú), Mons. José Antonio Eguren, aseguró que las fuentes de mayor contagio de coronavirus no están en las iglesias, sino en otros lados como el transporte público y los mercados.
“Decir que la Iglesia es la fuente principal de contagio es un despropósito, habiéndose prácticamente normalizado la vida social, laboral y comercial. Las fuentes de mayor contagio no están en las iglesias, sino están mayoritariamente en otros lados: en el transporte público y en los mercados”, dijo el Arzobispo el 4 de septiembre.
Mons. Eguren precisó que “si se siguen los protocolos como se debe, la apertura de los templos, en el caso de Piura y Tumbes, –que es para la oración personal de los fieles y la adoración eucarística en forma privada– no tendría por qué producirse ningún aumento de casos de contagio de COVID”.
VER TEXTO COMPLETO: 


LA CLAR PIDE A LOS GOBIERNOS DE AMÉRICA LATINA RATIFICAR EL ACUERDO DE ESCAZÚ

(VATICAN NEWS 9 de septiembre de 2020) Faltan al menos 2 de las 11 firmas de gobiernos latinoamericanos requeridas para la entrada en vigor, el 26 de septiembre, del primer instrumento vinculante para salvaguardar la vida de los defensores del ambiente y proteger e integrar el patrimonio ambiental y cultural de los pueblos originarios.
La Confederación Latinoamericana de Religiosos (CLAR) exhorta a los Congresos Nacionales de los países latinoamericanos a ratificar el Acuerdo de Escazú. En un comunicado, la organización religiosa explica que se trata del primer tratado que evidencia la relación directa entre los Derechos Humanos y Ambientales en la región y, por lo tanto, el primer instrumento vinculante para “salvaguardar la vida de las personas defensoras del ambiente y de los territorios,  proteger todas las formas de vida en la defensa del patrimonio ambiental colectivo, así como la integración del conocimiento de los pueblos originarios y la actualización de los servicios de información y atención en materia ambiental”.
VER TEXTO COMPLETO: 
 

Para nuestra Pastoral

PARA NUESTRA PRÓXIMA HOMILÍA DOMINICAL

Mateo 18,21-35: Nuestra conversión: Perdonar de corazón. “¿No debías tú también compadecerte de tu compañero, como yo me compadecí de ti?”
 

El Evangelio de este día ubicado en el discurso de Jesús sobre las relaciones fraternas propias de la comunidad de los discípulos (ver Mateo 18), nos coloca ante una enseñanza de Jesús sobre la necesidad de perdón.
1. El Diálogo de Pedro con Jesús: el “perdón” le da identidad a la comunidad. Pedro toma la iniciativa y se acerca a Jesús para preguntarle: “Señor, ¿cuántas veces tengo que perdonar las ofensas que me haga mi hermano? ¿Hasta siete veces?” (18,21).
La pregunta de Pedro nos deja entender que él había comprendido ya muy bien que la comunidad de Jesús se construye en el perdón recíproco. Es de esta manera, somos identificados como hijos del Padre celestial (ver 5,43-45 y 6,14-15). En la pregunta, Pedro puso un límite: “¿Hasta siete veces?”.  La respuesta de Jesús, por su parte, abre el perdón del discípulo hacia un horizonte ilimitado: “No te digo hasta siete veces, sino hasta setenta veces siete” (18,22). Por lo tanto, el perdón del discípulo no tiene límites, así como tampoco tiene límites el perdón y la misericordia del Padre hacia nosotros.
2. La Parábola del siervo sin entrañas
(1) La magnanimidad del corazón del Padre Al rey, que llama a sus siervos a ajustar las cuentas, le es presentado uno que le debía diez mil talentos (18,24).  Diez mil talentos son una suma tan desproporcionada, que quizás solamente el rey podría poseerla y que tal vez el siervo no habría alcanzado a pagar durante toda su vida. Ante el siervo que le suplica diciendo “ten paciencia conmigo que te lo pagaré todo”, el rey “movido por la compasión, lo dejó marchar y le perdonó la deuda” (18,27). El rey se deja tocar el corazón por la angustia y la necesidad del pobre que suplica.
No piensa en la gran suma de dinero que tiene el peligro de perder, no persiste en hacerle cumplir con la justicia, sino que, lleno de compasión y de misericordia, le perdona todo y lo deja marcharse en libertad. La magnanimidad de su corazón ha superado inmensamente aquella deuda que sobrepasaba ya toda medida. Con estos trazos desproporcionados, Jesús señala cómo es el corazón del Padre y su infinita ternura y compasión hacia nosotros.  Los “diez mil talentos”, suma incalculable, aluden a la grandeza de lo que Dios ha hecho y sigue haciendo por nosotros. (2) La dureza de nuestro corazón.  a la salida, “aquel siervo encontró a uno de sus compañeros que le debía cien denarios” (18,28a). Cien denarios representan una suma mínima en comparación con la deuda que le había sido perdonada.  Viene entonces el momento cruel, el siervo maltrata física y moralmente a su compañero: “lo agarró y ahogándolo le decía: paga lo que debes” (18,28b).  Ante la súplica de su compañero, que usó exactamente las mismas palabras que él poco antes le había expresado a su señor (18,29; ver el 26), “no quiso perdonarlo, sino que se fue y le echó a la cárcel, hasta que pagase lo que debía” (18,30). En fin, no le tuvo “paciencia”. Notamos una desproporción inmensa entre la misericordia que había recibido y la dureza de corazón que mostró ante los demás.  La historia coloca en la balanza el derroche de perdón recibido (del Padre, de los otros) y la estrechez y dureza de nuestro corazón, de quien es incapaz de perdonar.   Pero las cosas no se quedan así. Cuando el rey se entera del comportamiento de aquel siervo, lo llama y le encara su maldad: “Siervo malvado, yo te perdoné a ti toda aquella deuda porque me lo suplicaste. ¿No debías tú también compadecerte de tu compañero como también yo me compadecí de ti?” (18,32b-33).  (3) El corazón del Padre, medida de nuestro perdón.   El perdón que recibimos de Dios, nos da la medida del perdón que debemos dar a los hermanos. Este es el sentido de la respuesta de Jesús a Pedro: “Hasta setenta veces siete” (18,22). En otras palabras: lo que Dios hace conmigo es el principio de cuanto debo hacer por el hermano; la misericordia que el Padre derrama sobre nosotros sin medida, acogida en nuestro corazón, debe desbordarse gratuitamente hacia los otros, como gratuitamente nos ha sido dada.
3. El perdón una necesidad vital y recíproca
Retomando el contexto amplio en el que se encuentra esta parábola, comprendemos ahora que el perdón es lo que hace posible la vida comunitaria. Estamos juntos, no porque no nos equivocamos o no nos ofendamos, sino porque perdonamos y somos perdonados. Nuestras limitaciones y defectos en lugar de aislarnos y dividirnos, pueden fortalecer la comunión y la unidad cuando el perdón se convierte en una actitud permanente de nuestra vida. Por eso el perdón es una necesidad vital de nuestra convivencia diaria.
 

Padre Fidel Oñoro, CJM
Centro Bíblico Pastoral para la América Latina (CEBIPAL) del CELAM
VER TEXTO COMPLETO:

PARA COMPARTIR CON NUESTRA COMUNIDAD

  • La salvación implica el ser perdonados por Dios. Por tanto, reconocer nuestros pecados y esperar en su misericordia. Pero, ¿cómo esperar en la misericordia del Señor si no estamos dispuestos a perdonar nosotros a quienes nos ofenden? Sería ilógico querer conseguir lo que no se está dispuesto a dar (Si 27,33-28.9).
  • ¿Cuál es el criterio cristiano para juzgar el actuar de una persona? el criterio es “si todo lo que se hace es para dar gloria a Dios”. Unos creen dar gloria a Dios de una manera otros de otra. Al fin de cuentas, el que está buscando en todo agradar a Dios se atiene a lo que su conciencia le dicta. La regla debe ser imitar a Cristo en su vida, para participar de su mismo destino después de la muerte (Rm 14,7-9).
  • La verdadera riqueza de Dios es su misericordia que derrama a manos llenas sobre sus creaturas. Dios pone su corazón en las necesidades y sufrimientos de sus creaturas y se compadece de sus extravíos. A la vez, Dios quiere que el hombre se apiade de sus semejantes con una misericordia como la suya “ilimitada” (Mt 18, 21-35).
  • Recordemos que en cada Eucaristía nos ofrecemos nosotros mismos a Dios como ofrenda. Pero debemos ser ofrenda pura y agradable. Por ello tengamos en cuenta lo que nos dice Mateo 5,23-24 “si traes tu ofrenda al altar, y allí te acuerdas de que tu hermano tiene algo contra ti, deja allí tu ofrenda delante del altar y anda, reconcíliate primero con tu hermano, y entonces ven y presenta tu ofrenda”.
  • Para profundizar con el Catecismo de la Iglesia: CEC 218-221: Dios es amor; CEC 294: Dios manifiesta su gloria por medio de su bondad; CEC 2838-2845: “perdónanos nuestras ofensas”.

Para estos días

“Mi nombre es GILBERTO GÓMEZ BOTERO, soy sacerdote incardinado en la Arquidiócesis de Medellín. Porque el Jefe de la Viña y Dueño de la Mies lo decidió así, he ejercido mi ministerio sacerdotal en la Diócesis de Sonsón Rionegro, en la Conferencia Episcopal, en la Arquidiócesis de Bogotá y ahora, en el ocaso de mi vida, en la Arquidiócesis de Medellín. 
Tengo 85 años de edad y recibí el sacramento del Orden en 1959. Continúo activo en mi ministerio en lo que sé hacer y me dejan hacer entre la edad y el COVID19. 
A pesar de venir del Clero de Ayer y hasta de Antier, vivo muy interesado por todo lo que atañe al Clero de Hoy. Por eso le escribo esta nota. 
Después de varias experiencias entre Seminarios, Parroquias, Capellanías y grupos laicales, sin que fuera el sector elegido conscientemente para mi vida sacerdotal, de improviso, me vi sumergido en la pastoral familiar. Allí me metió el Señor y nunca me salí.   
He tenido que escribir mucho sobre estos temas que tocan con la pastoral familiar, en revistas nacionales y algunas extranjeras. 
Algo que noto de mucha importancia hoy para nuestros colegas es la innovación pastoral. La veo urgente. Aunque en mi caso parezca un contrasentido. Un viejo de 85 hablando de innovación a jóvenes con toda la frescura de la treintena, de la cuarentena y etc.”

Gilberto Gómez B. Pbro.
Asesor de la Delegación Arquidiocesana
de Pastoral Familiar
MEDELLIN - COLOMBIA

Anexo a este valioso testimonio, el padre Gilberto, generosamente nos quiso compartir un documento de su autoría y de lo que tiene vasta experiencia: La Familia. Para visualizarlo, hacer clic AQUÍ.

Interesante

EVANGELIZAR LA CIBERCULTURA: LOS RETOS DE LA CIBERTEOLOGÍA.

Las nuevas tecnologías de la información van creando una nueva cultura que se denomina como cibercultura o ambiente digital, que incluye las tecnologías, las formas sociales de la producción tecnológica y las nuevas simbolizaciones y metáforas de la existencia de los hombres. Se presentan así algunos interrogantes fundamentales de inicio: ¿Cómo debe la iglesia responder a la nueva cultura virtual o cibercultura?, ¿Cómo se reflexiona teológicamente sobre la cibercultura?, ¿Cómo puede la iglesia usar el ciberespacio para hacerlo?, ¿Qué se está haciendo en este campo de la ciberteología? Se analizan las posibilidades y límites de una reflexión llamada ciberteología, con base epistémica y comunidad académica todavía incipientes, pero que con una teología colaborativa puede aportar a la reflexión teológica del siglo XXI donde hay problemas graves para resolver desde la fe, como son la transmisión de la experiencia, la corporalidad y la presencia, el desafío a la autoridad y la solidaridad.
VER TEXTO COMPLETO: 
 

¿TE GUSTARÍA PARTICIPAR EN EL BOLETÍN CLERO HOY?

“Como el Padre me envió, así os envío yo” (Jn 20,21) ‘Esta fidelidad al mandato de Jesucristo implica, como fundamento, la fidelidad a la verdad sobre Jesucristo. “La misión universal de la Iglesia nace de la fe en Jesucristo’. Si se falsea esta fe en Jesucristo, la misión quedará adulterada y ya no será “misión de la Iglesia”. Por el contrario, la recta fe en el Verbo Encarnado es la piedra miliar sobre la que se asienta todo el dinamismo de la misión”. Por eso, desde el equipo editor del boletín Clero Hoy, te queremos invitar a que nos compartas brevemente alguna experiencia o anécdota como ministro ordenado; para nosotros compartirlo en nuestro boletín y enriquecer a muchos hermanos sacerdotes, que al igual que tú, son fieles lectores de nuestro boletín. Para ello, puedes remitirnos tu historia al correo electrónico: clerohoy@gmail.com o al whatsapp: +573124150085, adjuntando tu nombre, país y diócesis a la que perteneces.  
 

INTENCIÓN MISIONERA

PARA VER EL VIDEO DE LA INTENCIÓN MISIONERA DEL MES DE SEPTIEMBRE DE 2020, CLICK AQUÍ