EDIFICAR MI CASA - Clero Hoy 410

CLERO HOY
Abril 22 de 2020                          N° 410 
Las noticias eclesiales más importantes
y otras propuestas para nuestra vida y ministerio pastoral.

En CLERO HOY, 410

¡Hola Amigo!

EDIFICAR MI CASA

Nuestra Familia de Pastores 

Ayer, Hoy y Mañana

En la Iglesia Universal

En América Latina

Para nuestra pastoral

Para nuestra próxima homilía dominical

  • Lucas 24, 13-35; EN EL CAMINO DE EMAÚS: Un itinerario de fe pascual que transforma el corazón
  • Para compartir con nuestra comunidad

Para estos días

  • Renovar la conciencia de ser ministro de Jesucristo. 

Interesante 

  • La familia en tiempos de coronavirus. Por el Padre Wilsson Javier Ávila Espejo

Intención Misionera

  • Los afectados del COVID - 19, los médicos, enfermeras y personal sanitario
¡Hola Amigo!

EDIFICAR MI CASA

Hemos estado compartiendo sobre cómo ejercer el ministerio de la Palabra, de tal manera que nos sirva para edificar y para edificarnos personalmente como pastores santos. Por eso, en los boletines anteriores, hemos considerado el kerygma, la catequesis y la homilía, como formas privilegiadas.  Ahora, consideramos otras formas de edificación con la Palabra.
El desafío es a ser, en cada servicio profético, como el hombre sabio, que edifica su casa sobre roca, escuchando y poniendo en práctica las palabras de Jesús (Cf. Mt 21 – 28). Eso lo podemos realizar en varias formas: En las conversaciones con otras personas, para que solo salgan de nuestra boca palabras que edifiquen (Cf. Ef 4, 29 - 32). En la manera de encontrarnos con los demás, mostrando en nuestra propia vida la persona y obra de Jesús (testimonio evangelizador). En la manera de sembrar la Palabra de Dios en reuniones, encuentros y otras actividades comunitarias. En el compartir con otros el discipulado con la Palabra: escuchándola, meditándola, orándola, viviéndola y anunciándola. En el ayudar a discernir y dar un buen consejo, desde la Palabra, a quien nos pide orientación espiritual.
La Iglesia nos recuerda la forma sencilla y práctica para edificar y edificarnos con la Palabra: “Por ser ministros de la palabra de Dios, leen y escuchan diariamente la palabra divina que deben enseñar a otros; y si al mismo tiempo procuran recibirla en sí mismos, irán haciéndose discípulos del Señor cada vez más perfectos, según las palabras del apóstol Pablo a Timoteo: "Esta sea tu ocupación, éste tu estudio: de manera que tu aprovechamiento sea a todos manifiesto. Vela sobre ti, atiende a la enseñanza: insiste en ella. Haciéndolo así te salvarás a ti mismo y a los que te escuchan" (1 Tim., 4, 15-16) … Teniendo presente que es el Señor quien abre los corazones y que la excelencia no procede de ellos mismos, sino del poder de Dios, en el momento de proclamar la palabra se unirán más íntimamente a Cristo Maestro y se dejarán guiar por su Espíritu. Así, uniéndose con Cristo, participan de la caridad de Dios, cuyo misterio, oculto desde los siglos, ha sido revelado en Cristo.
El fruto, entonces, de esta manera de servir la Palabra es maravilloso. Servir bien la Palabra de Dios en esas diversas actividades: Nos acerca y nos une a Jesús, que va siendo, cada vez más, nuestro Maestro interior y exterior. Nos alimenta con la sabiduría y aviva nuestra caridad de buenos pastores. Nos configura con Cristo Maestro.
Ayudémonos a edificar nuestra casa con este maravilloso ministerio de la Palabra. Compartamos con otros hermanos las experiencias en este campo.
¡Hagámoslo!

Julio
 

NUESTRA FAMILIA DE PASTORES

ORAMOS por  el pueblo de México, para que el Señor, en este tiempo pascual, derrame sobre la tierra de la Emperatriz de América, abundantes bendiciones sobre sus gobernantes, para que, bajo la luz del Espíritu Santo, sepan guiar a sus pueblos en estos tiempos tan difíciles; también para que a todo el pueblo creyente le ayude a depositar por completo su confianza en Él.

FELICITAMOS a: Mons. Francisco Montecillo Padilla, nombrado por el Papa Francisco como nuncio apostólico en Guatemala; Mons. Francisco Antonio Ceballos Escobar, nombrado por el Papa Francisco como obispo de Riohacha, Colombia. 

FIGURA SACERDOTAL: 

San ENRIQUE DE OSSÓ


Nació en Vinebre, provincia de Tarragona, España, el 16 de octubre de 1840. Ordenado sacerdote en Tortosa, el 21 de septiembre de 1867. Convencido de la importancia de la prensa, inició en 1871 la publicación del semanario, "El amigo del pueblo" que tuvo vida hasta mayo de 1872.  Fue un sacerdote según el corazón de Dios, un verdadero contemplativo que fundió en sí con equilibrio extraordinario un ideal apostólico abierto a todo lo bueno que ofrecían los nuevos tiempos. De fe viva, no miraba a sacrificios ni oposiciones; en una época especialmente hostil a la Iglesia, anunció valerosamente el Evangelio con la palabra, con los escritos y con la vida.
El 23 de junio de 1876, fundó la Congregación de Hermanas de la Compañía de Santa Teresa de Jesús, que, en el siglo pasado, contribuyeron a mantener viva la fe cristiana en España, con una fidelidad inquebrantable a la Iglesia y a la Sede Apostólica. Beatificado y canonizado por San Juan Pablo II el 14 de octubre 1979 y el 16 de junio de 1993, respectivamente.
VER TEXTO COMPLETO

Ayer, hoy y mañana

En la Iglesia Universal

CATEQUESIS DEL PAPA: EL SANTO PADRE LLAMA A REDESCUBRIR LA SACRALIDAD DE LA TIERRA: “TAMBIÉN ES LA CASA DE DIOS” 

(ACI PRENSA 22 de abril de 2020) El Papa Francisco hizo un llamado a “redescubrir el sentido sagrado del respeto a la tierra, para que no sea únicamente nuestra casa, sino también la casa de Dios”.
El Santo Padre se expresó así durante la Audiencia General de este miércoles 22 de abril en la Biblioteca del Palacio Apostólico del Vaticano, en la que pronunció una catequesis especial en el contexto de la Jornada Mundial de la Tierra.
Para el Pontífice, de esa concepción de la tierra como “casa de Dios”, se concluye “en nosotros la conciencia de estar en una tierra sagrada”. Además, animó a aprovechar la oportunidad de “renovar nuestro compromiso para amar nuestra casa común y cuidarla a ella y a los miembros más débiles de nuestra familia”.
VER TEXTO COMPLETO 


CARDENAL SARAH: «HA LLEGADO EL MOMENTO DE ARRANCAR A LOS CRISTIANOS DEL RELATIVISMO». «UN DÍA LOS FIELES NOS PEDIRÁN CUENTAS. NOS ACUSARÁN ANTE DIOS DE HABERLES ENTREGADO A LOS LOBOS»

(RELIGIÓN EN LIBERTAD, 17 de abril de 2020) “Creo que esta epidemia ha dispersado el humo de la quimera. El hombre autodenominado todopoderoso aparece en su cruda realidad. Aquí está, desnudo. Su debilidad y su vulnerabilidad son patentes. El hecho de estar confinados en casa nos permitirá, espero, volver de nuevo a lo esencial, redescubrir la importancia de nuestra relación con Dios y, por ende, de la centralidad de la oración en la existencia humana": es la valoración general sobre la pandemia propuesta por el cardenal Robert Sarah.
VER TEXTO COMPLETO 


DESPUÉS DEL COVID-19, LA EXPERIENCIA "MONÁSTICA-DIGITAL" QUEDARÁ EN LA IGLESIA 

(VATICAN NEWS 20 de abril de 2020) Una experiencia "monástico-digital": así es como el Patriarca de Lisboa y Presidente de la Conferencia Episcopal de Portugal (Cep), el Cardenal Manuel José Macário do Nascimento Clemente, define las celebraciones litúrgicas transmitidas en directo en esta época de pandemia de coronavirus. Un complemento de la vida eclesial que se agregará a la vida eclesial: encuentro y relación entre las personas. Debido a las restrictivas medidas para prevenir el contagio, se han suspendido las misas públicas con la participación física de los fieles que, sin embargo, pueden participar en los ritos "en comunión espiritual" a través de la web, la televisión y la radio. 
VER TEXTO COMPLETO​


¿POR QUÉ LA IGLESIA ABOGA POR LA CANCELACIÓN DE LA DEUDA?

(MARYTODAY, 20 de abril de 2020) En su mensaje Urbi et Orbi del día de Pascua, el Papa Francisco abogó una vez más por la cancelación de la deuda de los países más pobres en un momento en que la pandemia de coronavirus podría agravar aún más sus ya frágiles sistemas económicos y sociales. Esta idea fue adoptada por muchos líderes políticos, en particular el G20, que decidió una moratoria de un año. Esta es una idea apoyada desde hace mucho tiempo por la Iglesia Católica.
VER TEXTO COMPLETO 
 


En América Latina

PONTIFICIA COMISIÓN PARA AMÉRICA LATINA: PAPA FRANCISCO NOMBRA A TRES NUEVOS MIEMBROS. 


(VATICAN NEWS, 20 de abril de 2020) El Pontífice ha nombrado miembros de la Pontificia Comisión para América Latina a los cardenales Álvaro Leonel Ramazzini Imeri, obispo de Huehuetenango (Guatemala), y Juan de la Caridad García Rodríguez, arzobispo de San Cristóbal de La Habana (Cuba), así como a monseñor Paulo Cezar Costa, obispo de São Carlos (Brasil). Así lo ha comunicado el 20 de abril de 2020, la Oficina de Prensa de la Santa Sede.
La Pontificia Comisión para América Latina (PCAL) es un organismo de la Curia Romana creado en 1958 que tiene como función primordial la de “aconsejar y ayudar a las Iglesias particulares en América Latina” y “estudiar las cuestiones que se refieren a la vida y progreso de dichas Iglesias, especialmente estando a disposición, tanto de los dicasterios de la Curia interesados por razón de su competencia, como de las mismas Iglesias para resolver dichas cuestiones”. 
VER TEXTO COMPLETO 
 

LA REPAM VUELVE A LA CARGA CON SU DISCURSO INMANENTISTA DE ‘ECOLOGISMO INTEGRAL’


(INFOVATICANA, 20 de abril de 2020) Mauricio López, Secretario Ejecutivo de la Repam, nos anima a “repensar todos nuestros modos de vida y estructuras sociales a la luz de la ecología integral”.  La Iglesia tiene un mensaje específico, es decir, distinto del resto de los mensajes humanos, lo que se refiere a lo sobrenatural, al destino eterno de cada ser humano en contraste con una naturaleza -cielo y tierra pasarán- que acabará inevitablemente destruida. Se refiere, por ejemplo, a los seres humanos como «miembros de una casa común» que no es ni la Iglesia ni el Cielo prometido, sino el planeta. Ahora, los seres humanos somos, obviamente, habitantes del planeta, pero en absoluto ‘miembros’.
VER TEXTO COMPLETO 

CONFERENCIAS EPISCOPALES: REUNIÓN DE SECRETARIOS GENERALES DE LATINOAMÉRICA, ITALIA Y ESPAÑA


(ZENIT, 17 de abril de 2020) El pasado 15 de abril de 2020, los secretarios generales del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM) tuvieron una reunión por videoconferencia con los secretarios generales de las Conferencias Episcopales de España (CEE) e Italia (CEI).
En el encuentro, principalmente se trataron experiencias acerca de los efectos y el miedo que está provocando la pandemia del coronavirus, siendo a su vez una gran amenaza para el futuro. La reunión, en la que participaron más de 15 secretarios generales, fue presidida por monseñor Miguel Cabrejos, arzobispo de Trujillo y presidente del CELAM y moderada por D. Juan Carlos Cárdenas, secretario general del CELAM y auxiliar de Cali.
Los secretarios generales participantes pertenecen a los siguientes países: Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, El Salvador, México, Paraguay, Perú, Puerto Rico, República Dominicana, Uruguay, Venezuela, Ecuador, España e Italia.
VER TEXTO COMPLETO 
 

Para nuestra Pastoral

PARA NUESTRA PRÓXIMA HOMILÍA DOMINICAL

Lucas 24, 13-35; EN EL CAMINO DE EMAÚS: Un itinerario de fe pascual que transforma el corazón

Inicialmente los dos discípulos, Cleofás (abreviación de Cleópatro) y su compañero, se alejan de Jerusalén profundamente desilusionados a causa de la crucifixión de Jesús (24,13). Al final, en una narración cargada con breves y precisas pinceladas, se les describe regresando completamente felices como portadores del anuncio pascual en medio de la comunidad reunida en la Ciudad Santa (24,33.35). Entre estos dos momentos se sitúa el bellísimo itinerario de conversión pascual.
Dos discípulos, bajo el escándalo de la Cruz, toman distancia de Jerusalén y de la comunidad (24,13-27). Ellos están viendo la Cruz desde su lado oscuro. Están en la misma línea de la comunidad cuando escuchaba los anuncios de la Pasión: “les estaba velado de modo que no lo comprendían… las palabras les quedaban ocultas” (9,45; 18,34). De hecho, ellos siguen viendo la pasión de Jesús desde su perspectiva, es decir, a partir de sus expectativas desilusionadas. Estos dos discípulos se habían quedado en Jerusalén esperando hasta el tercer día después de la crucifixión (24,21). Al no suceder lo que esperaban, pierden toda esperanza y se van.
Jesús, entrando en el camino sin dejarse reconocer, interviene inicialmente para hacerlos repetir la historia una vez más.  Luego toma la palabra para abrirles una nueva perspectiva. Les muestra, partiendo de las Escrituras, que el camino de sufrimiento recorrido por el Mesías era querido por Dios...Una nueva luz sobre la Cruz presentada por Jesús (24,25-27.) Ahora Jesús toma la palabra. Él les presenta su punto de vista apoyándose en una lectura de las Escrituras. Para ello, primero los sacude para que dejen de lado la dureza de corazón y se abran a la manera como Dios se revela generosamente en la Escritura. Enseguida, el Resucitado en persona los introduce a la comprensión de su camino que ellos vieron terminar en la Cruz. Les hace entender que la Cruz hay que verla desde la lógica salvífica de Dios revelada en las Escrituras: “Empezando por Moisés y continuando por todos los profetas” (26,26). A la luz de los sufrientes servidores de los propósitos salvíficos de Dios en la historia de Israel, se comprende que su muerte en una cruz no es un fracaso, sino la expresión de su fidelidad incondicionada hacia Dios. De consecuencia, su camino no termina con la muerte, sino que a través de ella Él “entra en la gloria”, en la comunión eterna con Dios (25,26). Jesús es verdaderamente el “Mesías” (el “Cristo”), y lo es precisamente en cuanto Crucificado. Por medio de Él, que ha renunciado a todo, incluso a su vida, y se ha atenido únicamente a la voluntad del Padre, se manifiesta la plenitud de la potencia de Dios, que les ha hecho el don de la vida eterna. El camino del sufrimiento muestra que Él no es el Mesías del reino y del bienestar terreno. Su perspectiva es más profunda: por medio de Él, la potencia de Dios le da plenitud de vida más allá de la muerte, en la comunión eterna y gloriosa con Él. Jesús les enseña qué es lo que se puede esperar de él con la mayor confianza y cuáles son las expectativas que hay que dejar de lado.
Una nueva conversación entre los dos discípulos: Su diálogo, su compartir estrecho escrutando las Escrituras, la mesa compartida, toda esta experiencia los ha transformado. Su mente, su corazón, su vida entera –antes incapaz de percibir su nueva forma de presencia- ha estado en contacto con Él. Sobre esta vivencia los discípulos fundarán su porvenir. El camino del Crucificado –ahora visto de manera completa- les ha permitido ver al Resucitado. Y al mismo tiempo, el Resucitado les ha permitido ver el sentido del Crucificado. Si la relación de los discípulos con Jesús se caracterizó hasta su muerte, por su presencia visible, ahora comprenden que el Resucitado ya no estará presente de manera visible junto a ellos pero que esto no quiere decir que no esté. Al estar caminando junto con ellos, el mismo Jesús los introdujo en una nueva forma de comunión con Él, caracterizada por la certeza de que su vida está perfectamente realizada: “¡El Señor ha resucitado verdaderamente!”. El resucitado ha desaparecido de la percepción de sus ojos físicos, pero permanece junto a ellos a través de la lectura comprensiva de las Escrituras, de lo cual les hizo su don, y de la “Fracción del Pan”. Por medio de esta mediación no sólo tienen acceso a la persona de Jesús sino al sentido de vida y de su misión entera: ese paradójico camino querido por Dios. En consecuencia, los discípulos deben continuamente dejarse conducir por Él, no pueden ser “insensatos y tardos de corazón” (24,25ª). Si la Escritura los llevó a Jesús, también Jesús los llevó a entender la Escritura en su sentido más profundo. Las Escrituras, que revelan el camino de Dios, culminan en la Cruz del Mesías, cuyo sentido está consignado en los gestos y las palabras que Jesús realizó sobre la mesa, mesa en la cual gestualmente puso el don de su vida en sus manos. Cada vez que se reúnan para la cena común y especialmente cuando repitan el gesto de la “Fracción del Pan”, comprenderán cuán permanente es su amor y su presencia...

Padre Fidel Oñoro, CJM
Centro Bíblico Pastoral para la América Latina (CEBIPAL) del CELAM
VER TEXTO COMPLETO

PARA COMPARTIR CON NUESTRA COMUNIDAD

  • En Cristo resucitado se cumplen las profecías del Antiguo Testamento. Las promesas de Dios han tenido en el resucitado su cumplimiento. Ahora, este cumplimiento nos habla de nuestro presente y futuro: en Cristo todos ahora tenemos la posibilidad de entrar en la vida nueva recibiendo la efusión de su Espíritu y esperamos seguros nuestra futura resurrección, la gloria junto a él para siempre (Hch 2,14.22-23).
  • Pensemos lo que nos dice Pedro: “Ya sabéis con qué os rescataron de ese proceder inútil recibido de vuestros padres...” La sangre de Cristo, que nos habla del amor obediente, nos ha rescatado de aquel proceder inútil de nuestros primeros padres “la soberbia desobediencia”, el renegar de nuestra condición de creaturas queriéndonos elevar por nosotros mismos a dueños de nuestra vida y destino. Tomar en serio nuestro proceder en esta vida, no es otra cosa que creer en aquel que resucitó y vivir como Él vivió (1P 1,17-21).
  • El Evangelio de este domingo nos invita a no ver con tristeza y desilusión la situación actual. El panorama que se presenta parece mostrar sólo peligro, enfermedad, muerte, crisis económica. Pero Jesús resucitado, nos invita como a los discípulos de Emaús, a reconocerle presente y actuante en medio de un ambiente que oscurece el futuro. Nos invita a descubrir a través de la Palabra, que, a los momentos de fracaso y muerte, le siguen momento de luz, gozo y de una vida que debe volver radicalmente a su centro verdadero, DIOS. (Lc 24,13-35)
  • Que, en estos días de pandemia, la Eucaristía vuelva a cobrar la centralidad que debe tener en nuestra vida cristiana. Sepamos reconocer al Señor como los discípulos de Emaús en las Escrituras y en la fracción del pan. Dejémonos envolver por su presencia vivificante y sepamos esperarlo todo de Él.
  • Para profundizar con el Catecismo de la Iglesia Católica: CEC 1346-1347: la Eucaristía y la experiencia de los discípulos en Emaús CEC 642-644, 857, 995-996: los Apóstoles y los discípulos testigos de la Resurrección CEC 102, 601, 426-429, 2763: Cristo, la clave para interpretar las Escrituras CEC 457, 604-605, 608, 615-616, 1476, 1992: Jesús, el cordero ofrecido por nuestros pecados.

Para estos días

RENOVAR LA CONCIENCIA DE SER MINISTRO DE JESUCRISTO

La consagración sacerdotal supone una nueva configuración con Cristo, Cabeza y Pastor. Dice Pastores dabo vobis: “Es esencial (…) que el sacerdote renueve continuamente y profundice cada vez más la conciencia de ser ministro de Jesucristo, en virtud de la consagración sacramental y de la configuración con Él, Cabeza y Pastor de la Iglesia” (PDB 25). Esta nueva identidad añade dimensiones propias, exigencias propias y medios propios a la común espiritualidad cristiana, pero no la sustituye. Por eso, vamos a recorrer 4 puntos, añadiendo lo específico de la vocación sacerdotal:

  • La caridad sacerdotal (la generosidad y el don de sí): El sacerdote tiene exigencias y modos propios de vivir la caridad con Dios y con el prójimo. Con Dios, puede sentir más intensamente la filiación divina. Como Cristo está llamado a cumplir con más amor y abnegación la voluntad del Padre: “Mi alimento es hacer la voluntad del que me ha enviado y llevar a cabo su obra” (Jn 4,34).
  • La conversión sacerdotal: El sacerdote debe convertirse moralmente en Cristo, como ha sido convertido sacramentalmente. Por una parte, es un hombre como los demás, con las mismas tentaciones de la concupiscencia de la carne, de la concupiscencia de los ojos y de la soberbia de la vida (cfr. 1 Jn 2,16). Por otra parte, tiene más motivos y más ayuda de la gracia para configurarse con Cristo.
  • La oración sacerdotal: El sacerdote, como ministro de Cristo, y como intermediario entre Dios y su pueblo, está constituido, tiene que ser un hombre de oración. Preside la oración del pueblo cristiano a Dios; y reza en nombre de todos. Y se hace hombre de oración si vive auténticamente la Plegaria Eucarística y la Liturgia de las Horas.
  • El trabajo sacerdotal: Este aspecto puede parecer más propio de los laicos, pero no es así. El ministerio sacerdotal es más que un simple trabajo, pero también, en muchos aspectos, es un trabajo y hay que hacerlo al menos con el mismo sentido de responsabilidad, la misma dedicación, la misma competencia profesional, y la misma disciplina, con que los cristianos laicos sacan adelante sus responsabilidades familiares y sociales. Y también con el espíritu cristiano y el deseo de servir a Dios que mueve a los buenos cristianos.

VER TEXTO COMPLETO 

Interesante

LA FAMILIA EN TIEMPOS DE CORONAVIRUS

“El hombre desde su nacimiento-inclusive desde la gestación- está inmerso en un mundo de relaciones (familiares, sociales y culturales) que son las que, en últimas, determinan el curso de su pensamiento y conducta”
Elsa Candamil y Gloria Grajales 
 
El término familia tiene diferentes acepciones que hacen difícil el concretar en una la definición. La Familiaris Consortio señala que “La familia, en los tiempos modernos, ha sufrido quizá como ninguna otra institución, la acometida de las transformaciones amplias, profundas y rápidas de la sociedad y de la cultura”. La familia es esencial para la supervivencia. En la familia se protege, se aprende acerca de los límites, de convivencia. La importancia de la familia en la construcción de sociedad es definitiva, por esta razón, la familia tiene un rol importante en la sociedad.
Me gusta la definición de familia como casa, conjunto de individuos que viven bajo un mismo techo, principalmente ahora, en tiempos en los cuales por causa de las circunstancias que actualmente genera la presencia del COVID 19, una realidad compleja, que nos enfrenta al reto de vivir en ellas, siendo posiblemente uno de los espacios más desconocidos debido el ritmo de la vida y que hoy podemos redescubrir en este tiempo de aislamiento.

Pbro. Wilsson Javier Ávila Espejo​

VER TEXTO COMPLETO
 

INTENCIÓN MISIONERA

ABRIL 2020