UN GRAN REGALO DE DIOS - Clero Hoy 342

CLERO HOY
Octubre 4 de 2018                          N° 342  
Las noticias eclesiales más importantes
y otras propuestas para nuestra vida y ministerio pastoral.

En CLERO HOY, 342

¡Hola Amigo!

UN GRAN REGALO DE DIOS
 

Nuestra Familia de Pastores

 
  • OREMOS por por los sacerdotes de Colombia.
  • FELICITAMOS a: Mons. Manuel Felipe y al padre Guillermo Burdet.
  • FIGURA SACERDOTAL: Alberto de Chiatina. 

Ayer, Hoy y Mañana

En la Iglesia Universal

En América

Para nuestra pastoral

Para nuestra próxima homilía dominical

  • Mc 10,2-12 “Lo que Dios unió, no lo separe el hombre”.
  • Para compartir con nuestra comunidad.

Para estos días

  • Para este octubre misionero 

Interesante 

  • La preparación de la JMJ sigue adelante

Intención Misionera

  • Por la misión de los consagrados
¡Hola Amigo!

UN GRAN REGALO DE DIOS

¿Hay hermanos sencillos que buscan a los demás hermanos para compartir con ellos, se les ve siempre  contentos y ayudando a los otros a progresar. Hay otros hermanos a quienes les cuesta mucho abrirse a recibir al hermano. Es la tentación contra la que todos luchamos: yo puedo, no necesito del otro; yo sé; yo hago, yo tengo …; o la tentación de buscar al hermano para aprovecharme de él y satisfacer mis propios intereses. En el camino de la espiritualidad de comunión, que estamos profundizando juntos, hoy somos invitados a hacer un paso que nos ayuda a resolver esas dificultades y a progresar efectivamente: recibir al hermano como regalo de Dios.
Con fe y con el amor de Dios en nuestro corazón, somos capaces de reconocer y de sentir que cada hermano es muy amado de Dios, ha recibido dones de Él, ha sido enviado a compartir lo que ha recibido, para ser luz del mundo y sal de la tierra (Cf. Mt 5, 12). No es dueño, sino administrador de los dones de Dios. Además, movidos por el amor de Dios, vamos a dejar que Jesús nos lave los pies, a través del hermano (Cf Jn 13, 8 – 9). Es cierto, recibimos a Jesús y sus dones a través de sus enviados (Mt 10,42). Recibo a mi hermano como enviado de Jesús, como el que me trae a Jesús y trae dones de Jesús para mí. Me abro a recibir, apreciar, aprovechar bien, el regalo de Dios en mi hermano. Cada hermano es un regalo de Dios, no de él, sino regalo de Dios para mí.
Hacer esto nos proporciona un progreso muy grande: reconozco y aprecio al hermano con todo lo positivo que tiene (carismas, valores, bienes, etc.). Abro espacio a mi hermano. Así supero la tentación de orgullo, autosuficiencia, encerramiento y egoísmo. Siento necesidad de lo que Dios me da a través de los hermanos y me abro con gratitud a recibirlo y a aprovecharlo. Recibo tres o cuatro veces más el don de Dios. Cada hermano es un gran “regalo de Dios” para mí.
 Hagamos la experiencia mañana y cada día. Abrámonos a recibir el regalo de Dios en cada hermano, aunque ese hermano nos parezca ignorante o muy pecador. Busquemos el regalo de Dios, sobre todo, en los hermanos de nuestra familia presbiterio. Saldremos ganando todos. ¿Verdad? ¡Hagámoslo!

Julio
 

Nuestra Familia de Pastores

ORAMOS por  el clero de Colombia Obispos: 117, Sacerdotes: 8.233  y 430 Diáconos permanentes: (FUENTE: Estadísticas tomadas del periódico el Colombiano septiembre de 2017) para que, llenos de la gracia del Espíritu Santo, cumplan dignamente el ministerio que han recibido.
 
 

GRACIAS a:  Mons. Manuel Felipe y al padre Guillermo Burdet por los mensajes que nos han enviado.  

FIGURA SACERDOTAL: 

ALBERTO DE CHIATINA


Nació en 1135 en Chitaban, Italia. Ordenado 1160 dedicó los primeros años de su ministerio a la predicación popular, yendo de pueblo en pueblo y teniendo gran éxito entre sus oyentes, a quienes llamaba a la conversión. En 1163 nombrado párroco de Santa María en Pava, donde emprendió una intensa labor pastoral, pero su apostolado chocó con el delegado de la autoridad imperial de Federico de Barbarroja. Marcho a Siena, donde el papa sienés Alejandro III, le encargó el Arciprestazgo de Colle del Val d´Elsa. Aquí repitió su actividad apostólica y cosecho los mismos frutos de conversión que en otras parroquias. En 1182 una parálisis progresiva se apoderó de él. Llevo su enfermedad a lo largo de veinte años que le sirvieron para consolidar su fama de santidad. Entre los fieles. Muere el 17 de agosto de 1202 en el Colle del d´Elsa. Fue beatificado el 19 de mayo de 1798 por el Papa Pío VI. (Repetto Luis, Santoral del Clero Secular, Pág. 9).

 

Ayer, hoy y mañana

En la Iglesia Universal

EL PAPA PIDE “FRANQUEZA” EN HABLAR Y “APERTURA” EN ESCUCHAR PARA EL DISCERNIMIENTO

(Zenit 3 de octubre 2018) Discurso en la apertura. EI Sínodo que estamos viviendo es un tiempo para la participación. Deseo, por tanto, en este inicio del itinerario de la Asamblea sinodal, invitar a todos a hablar con valentía y parresia, es decir integrando libertad, verdad y caridad. Solo el diálogo nos hace crecer. Una crítica honesta y transparente es constructiva y útil, mientras que no lo son la vana palabrería, los rumores, las sospechas o los prejuicios. Y a la valentía en el hablar debe corresponder la humildad en el escuchar. El Sínodo debe ser un ejercicio de diálogo, en primer lugar, entre los que participan en él. El discernimiento es el método y a la vez el objetivo que nos proponemos: se funda en la convicción de que Dios está actuando en la historia del mundo, en los acontecimientos de la vida, en las personas que encuentro y que me hablan. Por eso estamos llamados a ponernos en actitud de escuchar lo que el Espíritu nos sugiere, de maneras y en direcciones muchas veces imprevisibles. Somos signo de una Iglesia a la escucha y en camino. Por una parte, es necesario superar con decisión la plaga del clericalismo. Por otro lado, sin embargo, es necesario curar el virus de la autosuficiencia y de las conclusiones apresuradas de muchos jóvenes. Que el Sínodo despierte nuestros corazones. Comprometámonos a procurar «frecuentar el futuro», y a que salga de este Sínodo no sólo un documento –que generalmente es leído por pocos y criticado por muchos–, sino sobre todo propuestas pastorales concretas, capaces de llevar a cabo la tarea del propio Sínodo, que es la de hacer que germinen sueños, suscitar profecías y visiones, hacer florecer esperanzas, estimular la confianza, vendar heridas, entretejer relaciones, resucitar una aurora de esperanza, aprender unos de otros, y crear un imaginario positivo que ilumine las mentes, enardezca los corazones, dé fuerza a las manos, e inspire a los jóvenes –a todos los jóvenes, sin excepción– la visión de un futuro lleno de la alegría del evangelio. 
VER TEXTO COMPLETO


“EL ESPÍRITU SANTO ES SIEMPRE NOVEDAD. SIEMPRE”

(ZENIT 28 de septiembre 2018) Discurso al Consejo para la Promoción de la Unidad de los Cristianos. En primer lugar, tenemos el deber de discernir y reconocer la presencia del Espíritu Santo en estas comunidades, tratando de construir con ellos lazos de auténtica fraternidad. Esto será posible multiplicando las ocasiones de encuentro  y superando la desconfianza mutua, motivada muchas veces por la ignorancia o la falta de comprensión. Frecuentándonos mutua y fraternalmente, los católicos podemos aprender a apreciar la experiencia de muchas comunidades que, a menudo de manera diferente a las que estamos acostumbrados, viven su fe, alaban a Dios y dan testimonio del Evangelio de la caridad. Al mismo tiempo, ellos se verán ayudados a superar los prejuicios sobre la Iglesia católica y a reconocer que, en el tesoro inapreciable de la tradición, recibida de los apóstoles y custodiada en el curso de la historia, el Espíritu Santo no se extingue ni sofoca en absoluto, sino que continúa su obra eficaz. Debemos estar abiertos a esto. Por lo tanto, es necesario evitar acomodarse en posiciones estáticas e inmutables, para asumir el riesgo de aventurarse en la promoción de la unidad: con obediencia eclesial fiel y sin extinguir el Espíritu (cf. 1 Tes. 5:19). Es el Espíritu quien crea y recrea la novedad de la vida cristiana, y es el mismo Espíritu el que reconduce todo a la verdadera unidad, que no es uniformidad. Para esta apertura de corazón, las actitudes que deben caracterizar, según el Espíritu, nuestras relaciones son la búsqueda de la comunión y el discernimiento cuidadoso.
VER TEXTO COMPLETO


MILAGRO, CUIDADO Y CONFIANZA: TRES CLAVES PARA TRATAR AL ENFERMO

(ZENIT – 1 oct. 2018). El Papa Francisco ha recibido en audiencia a los participantes del IV Seminario sobre Ética en Gestión de la Salud, que tiene lugar en el Vaticano del 1 al 5 de octubre de 2018.
El mundo de la salud en general, y particularmente en América Latina, vive una época marcada por la crisis económica; y puede hacernos caer en el desaliento las dificultades en el desarrollo de la ciencia médica y en el acceso a las terapias y medicinas más adecuadas. Pero el cuidado de los hermanos abre nuestro corazón para acoger un don maravilloso. En este contexto les propongo tres palabras, para la reflexión: milagro, cuidado y confianza. El milagro es encontrar en el enfermo, en el desamparado que tenemos delante, a un hermano… La segunda palabra es cuidado. El verbo latino “curare” quiere decir: atender, preocuparse, cuidar, hacerse responsable del otro, del hermano. Esa disposición del agente sanitario es importante en todos los casos, pero tal vez se percibe con mayor intensidad en los cuidados paliativos. Es necesario que los profesionales de la salud y cuantos se dedican a la asistencia sanitaria se comprometan en una continua actualización de las necesarias competencias, de modo que siempre puedan responder a la vocación como ministros de la vida. La tercera palabra es confianza, que podemos distinguir en varios ámbitos. Esta certeza se debe basar en un sistema sostenible de atención sanitaria, en el que todos los elementos que lo conforman, regidos por la sana subsidiariedad, se apoyan unos en otros para responder a las necesidades de la sociedad en su conjunto, y del enfermo en su singularidad… Los animo en su tarea de llevar a tantas personas y a tantas familias la esperanza y la alegría que les falta. 
VER TEXTO COMPLETO: ​


A LOS SACERDOTES DE CRÉTEIL: TESTIMONIAR LA RESURRECCIÓN

(Vaticannews 1 de octubre 2018) El Santo Padre recibió en audiencia a los presbíteros de la diócesis francesa de Créteil, a quienes invitó a mirar las heridas de este mundo y de la Iglesia. Al mismo tiempo, Francisco les recordó que a través de su modo de vivir atraerán a los jóvenes al sacerdocio.  Destacó que la misión de los ministros de la Iglesia es hoy como ayer, la de “testimoniar la fuerza de la Resurrección en las heridas de este mundo”. Es así como los consagrados, ayudan a los discípulos de Jesucristo a responder a su vocación bautismal. Mirar las heridas de la Iglesia. “No tengan miedo de mirar las heridas de nuestra Iglesia, no para quejarse, sino para llegar hasta Jesucristo”. Sí porque como añadió Francisco, sólo Él puede curarnos permitiéndonos volver a partir desde Él y encontrar con Él y en Él, los medios “concretos para proponer su vida a todos, en un contexto de pobreza y de carencia”. Ser ejemplo para la llamada al sacerdocio. Les dijo, asimismo, que a través de su modo de vivir el ministerio permitirán a los jóvenes acoger la llamada del Señor al sacerdocio o a la vida consagrada. Por esta razón – añadió – “los animo a tener su mirada fija en Jesucristo y a cultivar la relación especial que los une a Él, mediante la oración personal, la escucha de su Palabra, la celebración de los Sacramentos y el servicio a los hermanos. 
VER TEXTO COMPLETO 

En América

MONS. ROMERO SERÁ CANONIZADO ESTE 14 DE OCTUBRE 

(Celam 2 de octubre 2018) Monseñor Romero será colocado en los altares, inscrito en el libro de los santos y se le dedicará un día litúrgico en el año para que se le recuerde, se reactualice su legado y testimonio, al ser reconocido como ciudadano de los cielos, porque “Desde tiempos inmemorables la Sede Apostólica propone a la imitación, veneración y a la invocación a algunos cristianos que sobresalieron por el fulgor de sus virtudes.” Romero, quien era Arzobispo de San Salvador hasta el día de su deceso, será canonizado como mártir del “odio a la fe”, es un mártir, por dedicar la vida a promover, defender y anunciar la justicia social. En este sentido es un caso emblemático, pues la construcción de la justicia social es un grado más alto, más difícil de vivir o al menos más complejo que la virtud de la caridad. Romero derramó su sangre “testificando la fe”, en la construcción de la justicia social.
VER TEXTO COMPLETO


PARTICIPACIÓN DEL DEPARTAMENTO DE CULTURA Y EDUCACIÓN DEL CELAM EN EL I FORO “CUIDAR LA CASA COMÚN” 

(Celam 01 de octubre de 2018) El Departamento de Cultura y Educación del CELAM a través de su Secretario Ejecutivo, Pbro. Jorge Iván Álvarez G., se hace presente en el I foro “Cuidar la Casa Común desde la Escuela Católica”, que se está realizando en la Ciudad de San José de Costa Rica los días 01 y 02 de Octubre. Durante el Foro el Padre Jorge Iván dará a conocer a los participantes la CARTA PASTORAL DEL CONSEJO EPISCOPAL LATINOAMERICANO (CELAM). DISCÍPULOS MISIONEROS CUSTODIOS DE LA CASA COMÚN: Discernimiento a la luz de la encíclica Laudato Si; haciendo énfasis desde la Escuela Católica que invita a contemplar el mundo con la mirada de Jesús. Es decir, con una mirada amorosa que vaya más allá de lo inmediato; una mirada integral e integradora de todos sus aspectos que incluye un programa educativo, un estilo de vida y una espiritualidad. 
VER TEXTO COMPLETO
 

Para nuestra Pastoral

PARA NUESTRA PRÓXIMA HOMILÍA DOMINICAL

Mc 10,2-12  “Lo que Dios unió, no lo separe el hombre”

Ahora vemos cómo Jesús avanza en su enseñanza mostrando cómo espera que se viva el discipulado en el ámbito familiar, particularmente dentro de la relación de pareja.  Por eso vemos aquí una consecuencia del discipulado para la vida de pareja: en todo lo que se refiere a la relación entre marido y mujer se aplican las actitudes características del discipulado enumeradas hasta ahora: el negarse a sí mismo, el tener fe en la persona y la palabra de Jesús y la disponibilidad para servir.
En esta ocasión Jesús no se dedica exclusivamente a los discípulos, sino que vuelve a su costumbre de educar a la multitud (“les enseñaba”). Con todo, vemos cómo al final, en 10,10-12 (de nuevo “en casa”), Jesús les explica en particular a sus discípulos el sentido de su enseñanza. 
 Si los fariseos leen la norma de Dt 24,1 como un permiso de divorcio, Jesús tiene otra interpretación: “La dureza de vuestro corazón” (10,5). En pocas palabras la “dureza de corazón” es la resistencia del corazón humano frente a la Palabra de Dios, el no querer convertirse. Y una vez que Jesús va a la raíz del problema en el corazón del hombre, se va enseguida a la raíz de la Palabra de Dios en la acción creadora del Padre. (2) Jesús interpreta el querer del Padre Creador sobre la vida de pareja (10,6-10), se remonta al que es el origen de la Ley: Dios mismo. Jesús pone en el centro de la atención el relato de la creación citando dos pasajes: Génesis 1,27 y 2,24. Veamos su mensaje: · Hombre y mujer fueron creados para la complementariedad: “Él los hizo varón y hembra” (Gn 1,27). Son dos formas distintas del ser humano: varón y hembra, pero son el uno para el otro, se dan la mano el uno al otro. · Hombre y mujer fueron creados para la unidad: “Por eso dejará el hombre a su padre y a su madre, y los dos se harán una sola carne” (Gn 2,24). Hacerse una sola carne es hacerse un solo ser viviente: todo apunta hacia la unificación, no hacia la disgregación. Jesús subraya repitiendo con sus propias palabras la última frase del Génesis sobre la complementariedad que se hace unidad: “De manera que ya no son dos, sino una sola carne” (10,8). De este ordenamiento que proviene del Creador, Jesús saca la conclusión: “Lo que Dios unió, no lo separe el hombre” (10,9). El hombre está llamado a actuar en sintonía con su Creador, por tanto, no le compete al hombre romper la unidad porque iría en contra de su propia naturaleza creada. 
El ordenamiento del Creador nos ha hecho distintos y, al mismo tiempo, complementarios; es Él quien nos une.  Lo que Dios quiere lo escuchamos ahora por la boca del Hijo: “Escúchenlo” (9,7), dijo el Padre.  
El diálogo de Jesús con sus discípulos (10,10-12) La enseñanza pedía ir a la doble raíz: la del hombre (la “dureza de corazón”) y la de Dios (su proyecto creador en el Génesis).   

Padre Fidel Oñoro, CJM
Centro Bíblico Pastoral para la América Latina (CEBIPAL) del CELAM
 

PARA COMPARTIR CON NUESTRA COMUNIDAD

  • En el relato de la creación de Adán y Eva, Dios se muestra como el Creador del hombre y de la mujer, seres complementarios llamados a vivir en la unidad (Ver I lectura: Génesis 2,18-24).  
  • Jesús, el Hijo de Dios hecho hombre, por su sacrificio ha triunfado y trae la salvación para todos los que crean en Él (Ver II lectura: Hebreos 2,9-11). 
  • Jesús muestra la voluntad permanente de Dios respecto del discipulado en la vida de pareja: han de complementarse y ayudarse, ser una sola carne, unirse para siempre, siguiendo a Jesús con fidelidad y alimentándose de su amor.
  • Démosle gracias a Jesús porque ayuda a los esposos a ser fieles en su amor. Pidámosle que nos ayude en el hogar a ser mejores discípulos y amigos suyos, para mantenernos felices y progresando en su amor.

Para estos días

PARA ESTE OCTUBRE MISIONERO

Para cooperar espiritualmente a la evangelización universal, sobre todo en los territorios de misión, dedicamos:
Primera semana: Oración por las misiones, vigilias, rosarios misioneros etc.
Segunda semana: ofrecemos nuestros sufrimientos y cruces por las misiones. Animamos a los enfermos para que sean misioneros ofreciendo su enfermedad, realizamos una actividad con ellos para organizar la unión de Enfermos misioneros.
 

Interesante

LA PREPARACIÓN DE LA JMJ SIGUE ADELANTE

VER INFORMACIÓN
 

Intención Misionera