CATEQUISTA DE CATEQUISTAS

catequista¿Cómo te va en la catequesis? Es de lo mejor, ¿verdad? Lástima que algunos cohermanos se contentan con tener catequistas y ellos mismos no se meten a ejercer personalmente lo que les corresponde en la catequesis.

De las cuatro funciones que se nos encomiendan en el ministerio de la Palabra, la catequesis tiene un puesto fundamental. Como nos recuerda la Iglesia (Directorio general de la Catequesis, 48), la catequesis es la etapa evangelizadora intensiva para la formación cristiana integral, sistemática y fundamental, en la que los cristianos comprendemos, celebramos y nos iniciamos a vivir, personal y comunitariamente, el Evangelio del Reino y a participar activamente en su anuncio a todas las gentes. Ella aprovecha el kerigma que ha entrado en el corazón y desde allí, nos lleva al conocimiento de Jesús, a la celebración y a la misión.

Nuestra experiencia nos ha demostrado que con la catequesis logramos propiciar el conocimiento de la fe; hacer educación litúrgica que integre la vida y la celebración; dar formación moral conforme a las actitudes del Maestro; enseñar a orar con Jesús y como Jesús; capacitar al cristiano para vivir la fe en comunidad; educar e iniciar a la participación activa en la misión de la Iglesia.

Todo ello lo hacemos en favor de adultos, jóvenes y niños. Pero a los primeros que les sirve es a nosotros mismos. Por eso vale la pena intensificar nuestro servicio personal en la catequesis. Es decisivo para nuestra santificación el que meditemos la Palabra leída, vivamos la Palabra meditada y enseñemos la Palabra vivida (Cf. PO, 4). Con toda seguridad, el hacer estos pasos nos va a llevar a unirnos más a Jesús, nos va a mejorar la comprensión del misterio cristiano y a participar de la sabiduría de Jesús, va a avivar nuestra caridad pastoral, nos va a llevar a enseñar de manera ardorosa y eficiente la verdad, nos ayuda a configuramos más y más con nuestro Maestro y nos pondrá a compartir mejor la vida con nuestros hermanos. Así, nos santificamos con la catequesis. Ayudémonos a ser los primeros y principales catequistas en nuestra comunidad.

¡Hagámoslo!

Julio