IR CON OTRO

encuentrofraterno¿Qué hace Ud si necesita apoyo, o compañía, para servir a un hermano necesitado, o para realizar una iniciativa importante?. Muchas veces, nos arriesgamos a invitar a otro hermano para ir juntos. El otro acepta porque también siente el dolor del hermano, o porque reconoce que vale la pena realizar lo que le propongo. Vamos, realizamos el servicio y quedamos más unidos que antes. La misión nos une y nos hace mejores hermanos.

En este camino de construir fraternidad y de fortalecer nuestra comunión con los demás hermanos, el paso de ir con mi hermano a servir a otros hermanos hace crecer la comunión fraterna y restablece la amistad, aún con hermanos con los que estemos distanciados. ¿Verdad?

Después de realizar el servicio, el otro hermano me pregunta, ¿Cuándo me invitas de nuevo? O, yo también quiero invitarte a que realicemos otro servicio importante. Nos reconocemos más valores, apreciamos que los dos, por encima de todo, somos hermanos. Y ambos abrimos más la puerta a seguir compartiendo.

Compartir la misión nos une fraternalmente; y la comunión fraterna nos lanza a la misión. Asumimos unirnos en un servicio común. Vamos como enviados (Cf. Mt 28, 19). Se trata de unirnos con el hermano para ir a servir, conforme a nuestra misión.

¿A quién vas a invitar esta semana, para ir a visitar, o a realizar algún otro servicio, a un hermano necesitado? Vale la pena. Nos hará más hermanos y haremos mejor el bien. ¡Hagámoslo!.

Julio