celebracionairelibreFelicitaciones para tí y para todos. comienza el año y continúan para todos nosotros los servicios pastorales.

Gracias a Dios, seguimos siendo enviados y Dios nos da una comunidad para pastorear.

Algunos hermanos, además, han sido trasladados y comienzan a vivir y a servir en una comunidad nueva. Tienen expectativas de adecuarse a la nueva comunidad y ella espera un pastor nuevo. Ese entendimiento y ayuda recíproca se logrará con humildad y generosidad, con base en el aprecio a nuestro ministerio, en el aprecio a la comunidad y en el amor a Jesús presente en medio de ella. No nos ponemos a comparar con las comunidades, las personas, las tareas que tuvimos. Como en una nueva familia entramos con amor a servir a cada persona y a toda la comunidad.

Lo importante es que, si seguimos al servicio de la misma comunidad, sea porque Dios lo quiere y en ella nos acompañe. Y si comenzamos en una nueva comunidad, sea porque Dios nos espere en ella y nos ayude a realizar por ella una misión especial.

Que este año sea la ocasión para renovarnos integralmente en nuestra persona; que tengamos el ambiente propicio para renovar nuestra comunión fraterna con los pastores de la Diócesis y con los hermanos de la comunidad; que avancemos en el camino para renovar nuestro ardor, métodos y expresiones pastorales; y que sea el espacio adecuado para renovar las estructuras eclesiales que nos corresponden. Que, así, cada día, estemos dando buenos pasos de conversión pastoral.

Animemos a otros dos hermanos sacerdotes para que se propongan vivir así este nuevo año.

Julio