pasosEn los nueve números precedentes de nuestro boletín,  hemos compartido el estudio de los principales aportes de Gaudete et Exsultate (GE) para avanzar en nuestro camino de santidad.

Estas reflexiones nos seguirán ayudando a discernir nuestra vida, a escuchar mejor esa llamada a ser pastor santo y a valorar la acción santificadora de Dios en la propia historia personal. Con estas luces, podremos reconocer que vamos más adelante, o más atrás, de donde creíamos; que marchamos al ritmo del Espíritu, o avanzamos pesadamente; que vamos en buena dirección y avanzando hacia adelante y hacia arriba, o descubrimos que hemos de reorientar en algo nuestro camino.  Seguramente, has compartido estos elementos con algunos hermanos del presbiterio. O lo habrás compartido con otros hermanos o familiares, como lo pude hacer yo, en un encuentro espiritual sencillo. Qué alegría para todos el asumir la llamada a la santidad y el hacerse más dócil para aprovechar la ayuda de Dios. Qué fuerza la que viene del Espíritu Santo para purificarnos y renovarnos con una vida santa. Si quisieras recibir el folleto los guiones compartidos, escríbenos a info@clerusmundi.org

Después de todo, apreciamos que dar pasos para ser pastores santos es lo que le da sentido a nuestra vida y a nuestro ministerio. Para ello vivimos y servimos. Es en la vida ordinaria vivida con Jesús, en la comunión y ayuda fraternas y en el ministerio ejercido con caridad de Buen Pastor, en lo que nosotros encontramos la fuente, el motor y el fruto de todo. ¿Verdad?

Compartamos en nuestra reunión de arciprestazgo, decanato, o vicaría, o con nuestra comunidad, sobre esta llamada y sobre los medios que más nos ayudan a ser pastores santos. Hagamos este bien, con mucha alegría y seguros de que el Dios Santo nos seguirá bendiciendo.

Julio